Natural - Cambio

El mayor glaciar de la Antártida occidental lleva 70 años derritiéndose

Tras un fuerte episodio climático de «El Niño» en la región, contribuyendo significativamente a la subida del nivel global del mar

El hallazgo proporciona la primera evidencia directa del momento del retroceso de los glaciares incluso antes de que existieran los satélites para medirlos
El hallazgo proporciona la primera evidencia directa del momento del retroceso de los glaciares incluso antes de que existieran los satélites para medirlos - ABC

El glaciar Pine Island, que es el mayor de la Antártida Occidental, con una extensión de dos tercios el tamaño del Reino Unido, comenzó a derretirse 1945 después de un fuerte episodio climático de «El Niño» y ha ido encogiéndose a un ritmo alarmante desde 1992, cuando se iniciaron las observaciones por satélite.

Así lo afirma un equipo internacional de científicos liderado por British Antarctic Survey (BAS) y en el que participaron investigadores del Laboratorio nacional Lawrence Livermore, la Universidad Naval de Postgrado, el Centro de Vuelo Espacial de la NASA y el Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia (Estados Unidos), y las universidades de Copenhague (Dinamarca), Leipzig (Alemania), Ginebra (Suiza) y Cambridge (Reino Unido). Los científicos analizaron núcleos de sedimentos recuperados bajo la plataforma flotante de hielo de ese glaciar, uno de los que más rápidamente se derriten en la Antártida Occidental, y publicaron sus resultados en un estudio en la revista Nature.

Su deshielo y el de otros glaciares vecinos ha aumentado significativamente el nivel del mar. Hasta ahora se desconocía cuándo se inició el retroceso del Pine Island. Los sedimentos analizados revelan que comenzó a formarse una cavidad bajo la plataforma del glaciar antes de mediados de la década de 1940, lo que permitió que el agua del mar (más caliente) fluyera bajo la plataforma y la despegara desde una cresta prominente del fondo marino, lo que sugiere que el derretimiento se inició por un calentamiento en la región tras el fuerte episodio climático de «El Niño» de 1941 y 1942.

«Estamos muy entusiasmados con este nuevo hallazgo, ya que proporciona la primera evidencia directa del momento del retroceso de los glaciares incluso antes de que tuviéramos satélites para medirlos», señala el geólogo marino James Smith, de British Antarctic Survey y autor principal del estudio.

Movimiento continuo

Los cambios en todo el planeta desde el Pacífico tropical alcanzan el océano e incluyen en la capa de hielo antártico

Por otro lado, Smith explica que los investigadores obtuvieron los núcleos de sedimento perforando tres agujeros de 20 centímetros a 450 metros de hielo y llegar después al océano. «Nos muestran cómo los cambios en todo el planeta desde el Pacífico tropical alcanzan el océano e incluyen en la capa de hielo antártico», añade.

Los investigadores midieron los niveles de plomo y plutonio en los sedimentos para determinar cuándo comenzó el deshielo. Las trazas de plutonio marcan el inicio de las pruebas nucleares realizadas sobre el terreno en la década de 1950 e indican que el derretimiento comenzó antes de esa fecha.

Por otro lado, Bob Bindschadler, científico principal de la NASA y coautor del estudio, apunta que «una vez que un retiro de una capa de hielo se pone en movimiento puede continuar durante décadas, incluso si lo que comenzó no empeora». «Es posible que los cambios que vemos hoy en el glaciar Pine Island estuvieran esencialmente en movimiento en los años 40», apostilla.

David Vaughan, director de Ciencias de British Antarctic Survey, añade que «la pérdida de hielo de esta parte de la Antártida Occidental ya está haciendo una contribución muy significativa a la subida del nivel global del mar y es, en realidad, una de las mayores incertidumbres en las predicciones globales del nivel del mar».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios