Ejemplares de tiburón martillo
Ejemplares de tiburón martillo - ABC

Tiburones: cinco superpoderes que los convierten en los héroes del océano

Actualizado:

«Con sus ojos pequeños y brillantes ojos y sus grandes mandíbulas parece más fácil etiquetar a los tiburones como los villanos del océano, pero las increíbles habilidades que éstos poseen les posicionarían muy bien en cualquier cásting para héroes», señalan desde la organización internacional de conservación marina Oceana.

1. Todas las criaturas vivientes emiten algún tipo de electricidad al moverse en el agua

Los tiburones no son capaces de oler una gota de sangre a una milla de distancia. Solo hay una cosa que los escualos detectan a miles de millas de distancia: la electricidad.

Los tiburones son tan sensibles a los campos eléctricos que pueden ser igual o más precisos que algunos de los instrumentos científicos que se emplean en electrostática, explican desde Oceana.

«Si observas de cerca el hocico de un tiburón puedes ver decenas de agujeros a su alrededor, que serían como los bigotes de perros y gatos, pero que forman parte de una red de poros (que suponen la abertura exterior de unos canales gelatinosos en cuyo fondo reposan las células electrorreceptoras), denominados ampollas de Lorenzini, que les ayudan a cazar a sus presas», escribe Allison Guy en el blog de la organización.

2. No tienen un «sentido de brújula»

Los tiburones no poseen partículas para detectar campos magnéticos a partir de sus órganos sensoriales, como otros animales. De modo que, al igual que haría un motor, los escualos deben transformar los campos magnéticos en eléctricos para que las ampollas de Lorenzini puedan advertirlos.

«Muchas especies de tiburones pueden nadar en línea recta durante millas y ser muy precisos cuando navegan hacia puntos alejados de su hogar, incluso durante la noche», comenta Guy, editora de la web de Oceana.

3. Madres vírgenes

Para algunas especies solitarias de tiburones la oportunidad de emparejarse son muy escasas. Por eso, las hembras aprovechan cada encuentro sexual para almacenar esperma de los machos que puedan usar cuando su reloj biológico les indique que ha llegado la hora de ser madres.

«El último caso de maternidad planeada conocido fue una hembra de tiburón bambú del acuario de California (Estados Unidos), que almacenó durante tres años y medio el esperma de un macho antes de reproducirse en 2012. Todo un récord, según los registros científicos», manifiesta Guy.

«Tidbit» también se hizo famosa en 2008, cuando los técnicos del acuario de Virginia (Estados Unidos) que realizaron su necropsia descubrieron que estaba preñada con un feto que era genéticamente igual a ella. Esta hembra de tiburón de puntas negras también sintió la llamada de la naturaleza, como su compañera, pero, al no encontrar un macho cerca y no poder disponer de esperma almacenado, optó por la partenogénesis (reproducción sexual sin fecundación).

4. Sigilosos como un ninja

El tiburón de Groelandia es lento (nada 1,7 millas por hora), grande (puede alcanzar los siete metros de longitud) y casi ciego (debido a unos parásitos que se instalan en sus córneas y se alimentan de sus retinas). Pero aún con todo, es el mayor depredador que tienen las focas del océano Atlántico y Ártico.

El miedo atávico que las focas muestran hacia los osos polares les obliga a dormir en el agua y tal circunstancia es aprovechada por los tiburones de Groelandia para lanzar su silencioso ataque, explica Guy.

5. Doctores del océano

En aquellos arrecifes de coral en los que las poblaciones de tiburones han sido sobrepesadas, los números de pequeños predadores han aumentado y, por tanto, descendido el de peces herbívoros, tan necesarios para mantener los corales libres de algas, concluyen desde Oceana.