Sale a la luz cómo la flota japonesa caza ballenas en un santuario para la especie
Sale a la luz cómo la flota japonesa caza ballenas en un santuario para la especie - SEA SHEPHERD

Salen a la luz imágenes de cómo la flota japonesa caza ballenas en un santuario para la especie

Una ONG ha conseguido que el Gobierno australiano comparta el vídeo que sus funcionarios de aduanas grabaron en el océano Antártico en 2008

Actualizado:

La organización Sea Shepherd acaba de compartir en su perfil de Facebook un vídeo que muestra cómo la flota japonesa caza ballenas el 31 de enero de 2008 en una reserva marina creada para la especie por la Comisión Ballenera Internacional en el océano Antártico.

En 2008, el gobierno australiano envió uno de sus buques de aduanas al Santuario de Ballenas del Océano Austral para documentar las operaciones de la flota ballenera japonesa.

«A pesar de una moratoria global sobre la caza comercial de ballenas en 1986, Japón ha estado matando ballenas en el océano Austral en nombre de la "investigación científica" desde 1987», puntualizan desde la organización.

En 2008, el Tribunal Federal de Australia consideró que la caza de ballenas de Japón era «ilegal». Sin embargo, ese año su flota ballenera se dirigió hacia el sur, hacia el océano Antártico, «sin que el Gobierno australiano impidiera su actividad», se quejan los conservacionistas en una nota.

Más tarde, ya en 2014, los Ejecutivos de Australia y Nueva Zelanda llevaron al de Japón ante la Corte Internacional de Justicia, fallando ésta que su programa científico de caza de ballenas en el océano Antártico era ilegal.

«El gobierno japonés continúa enviando su flota ballenera al océano Antártico cada verano austral, con un programa rediseñado y una cuota autoimpuesta para matar 333 ballenas minke protegidas cada año», denuncia Sea Shepherd.

La organización ha conseguido, tras años de reclamaciones, que el Gobierno australiano haga públicas las imágenes obtenidas por la citada misión aduanera del país oceánico en aguas antárticas en 2008, «una operación financiada por los contribuyentes», matizan. «El gobierno australiano quería ocultar este metraje para no dañar las relaciones diplomáticas con Japón», opinan.

Japón caza 333 ballenas minke cada año en el océano Antártico

Jeff Hansen, director de Sea Shepherd Australia relata así cómo de «brutal» y «cruel» es la «matanza sin sentido» de animales tan «hermosos, inteligentes y majestuosos»: a las ballenas, primero, se las golpea con un arpón explosivo que envía metralla a través de sus cuerpos mientras que las púas las retienen para que no escapen. «La ballena se sumerge para tratar de regresar a las profundidades, a su familia, pero no puede, ya que los asesinos de ballenas retraen el cable, sacando lentamente a la ballena a la superficie, que se retuerce de dolor antes de que pueda mirar a su asesino; antes de recibir el disparo que finalmente termina con su sufrimiento, aunque muchos minutos después de que la primera gota de su sangre tiña de rojo el mar», escribe en un post.