Lagarto de la especie Calotes emma
Lagarto de la especie Calotes emma - Lee Grismer | UNIVERSIDAD LA SIERRA (CALIFORNIA)

Reptiles: Los grandes olvidados del reino animal, ya tienen también su «mapa»

Un equipo internacional ha completado el «Atlas de la vida» al trazar la distribución de todos los vertebrados que habitan la Tierra: aves, mamíferos, anfibios y ahora, 10.064 especies de serpientes, largaros y tortugas

Actualizado:

Un equipo internacional de 39 científicos liderado por las universidades de Oxford (Reino Unido) y de Tel Aviv (Israel) ha completado el primer «atlas de vida» de 10.064 especies conocidas de reptiles con su distribución geográfica por todo el planeta.

El estudio, publicado en la revista Nature Ecology & Evolution, señala que las distribuciones de anfibios, aves y mamíferos se han llevado las prioridades mundiales y locales de conservación y han sido fundamentales para comprender la biodiversidad global.

Sin embargo, los investigadores indican que las distribuciones globales de reptiles, que representan alrededor de un tercio de las especies de vertebrados terrestres, no habían estado disponibles hasta ahora, lo que ha impedido su incorporación en la planificación de la conservación de estos animales.

Al vincular este nuevo atlas con los mapas existentes de aves, mamíferos y anfibios, los científicos han encontrado muchas áreas nuevas donde es importante la conservación de los reptiles, sobre todo los lagartos y las tortugas.

Se pensaba que muchas especies de reptiles eran demasiado poco conocidas para ser mapeadas

Desde 2006 se han completado mapas que muestran los hábitat de casi todas las aves, los mamíferos y los anfibios, y se pensaba ampliamente que muchas especies de reptiles eran demasiado poco conocidas para ser mapeadas. Científicos de la Facultad de Geografía y Medio Ambiente de la Universidad de Oxford trabajaron en colaboración con colegas de la Universidad de Tel Aviv y de otras 30 instituciones para producir el nuevo atlas de reptiles, que abarca 10.064 especies de serpientes, largaros y tortugas.

De esta forma, el planeta cuenta con unas 31.000 especies de vertebrados terrestres, dado que que esas 10.000 especies de reptiles se añaden a las 5.000 de mamíferos, las 10.000 de aves y las 6.000 de anfibios. Los reptiles se reparten entre saurios (6.110 especies), serpientes (3.414), tortugas (322), anfisbenas (193), cocodrilos (24) y tuátaras (1).

El atlas revela tendencias inesperadas y regiones de fragilidad de la biodiversidad de los reptiles, entre ellas la península arábiga y el Levante mediterráneo, el interior de África Austral, las estepas asiáticas, los desiertos australianos centrales, la catinga brasileña y los altos Andes del sur.

Áreas prioritarias de conservación

«Los lagartos tienden a tener distribuciones extrañas y a menudo en lugares calurosos y secos, así que muchas de las áreas prioritarias de conservación recientemente identificadas están en tierras secas y desiertos. Éstas no tienden a ser prioridades para las aves o los mamíferos, por lo que no podríamos haberlo adivinado de antemano», apunta Uri Roll, autor principal del estudio y actualmente en la Universidad Ben-Gurión del Néguev (Israel).

Los mapas permiten a los conservacionistas preguntarse si se han realizado correctamente los esfuerzos ambientales y cómo se podrían utilizar con mayor eficacia. «Gracias a herramientas como nuestro atlas, los científicos pueden por primera vez mirar la Tierra terrestre en su totalidad y tomar decisiones informadas sobre cómo usar fondos de conservación», apunta Richard Grenyer, profesor asociado de biodiversidad y biogreografía en la Universidad de Oxford.

Los reptiles son víctimas de la persecución y los prejuicios de los humanos

Shai Meiri, de la Universidad de Tel Aviv, fue quien primero planeó el proyecto hace más de 10 años. «El mapeo de las distribuciones de todos los reptiles fue considerado demasiado difícil de abordar. Pero, gracias a un equipo de expertos en lagartijas y serpientes de algunas de las regiones más pobres del mundo, conseguimos lograr esto y esperamos contribuir a la conservación de estos vertebrados a menudo evasivos que sufren de persecución y prejuicios», recalca.