El análisis genético de 150 tortugas procedentes de la isla Isabela identificó 127 individuos con diferentes niveles de ascendencia de la tortuga de Floreana
El análisis genético de 150 tortugas procedentes de la isla Isabela identificó 127 individuos con diferentes niveles de ascendencia de la tortuga de Floreana - GTRI
ECUADOR

Recuperan una especie de tortuga considerada extinta hace 150 años en Galápagos

La tortuga de Floreana fue diezmada por balleneros que la usaron como fuente de alimentación para sus largas travesías, dado que podían sobrevivir sin agua ni comida durante mucho tiempo

Actualizado:

En Galápagos, la comunidad científica celebra el inicio de un programa de reproducción en cautiverio que permitirá, a medio plazo, repoblar la isla Floreana con tortugas gigantes de la especie Chelonoidis niger -antes conocida como Chelonoidis elephantopus-, endémica de esta localidad, la cual se había considerado extinta hace más de 150 años.

Como parte de las actividades del proyecto «Iniciativa para la Restauración de las Tortugas Gigantes (GTRI por sus siglas en inglés)», la Dirección del Parque Nacional Galápagos y la organización Galapagos Conservancy, en el año 2015, ejecutaron la segunda expedición al volcán Wolf (el pico más alto de las Islas Galápagos; situado en la isla Isabela) con el propósito de localizar y colectar muestras de la mayor cantidad de tortugas gigantes tipo montura; y trasladar a un grupo específico de éstas al Centro de Crianza Fausto Llerena en la isla Santa Cruz. El objetivo de la búsqueda era identificar especímenes con ascendencia genética de las islas Floreana y Pinta, dos especies de tortugas tipo montura que se extinguieron en sus islas de origen. Se logró el traslado de 32 reptiles al centro de crianza.

El análisis genético de 150 tortugas tipo montura identificó 127 individuos con diferentes niveles de ascendencia de la tortuga de Floreana. De las 32 colocadas en el centro de crianza, ninguna tenía genes de la especie de la isla Pinta (Chelonoidis abingdonii), pero 19 tienen ascendencia de Floreana.

A través del uso de métodos de identificación genética se pudo asignar los individuos a su especie de forma precisa ya en el 2012 luego de analizar las muestras obtenidas en una expedición del 2008 y a través de software especializado para simulación genética y considerando la temprana edad de algunas tortugas muestreadas con alto nivel de ascendencia de la especie extinta de Floreana, surgió la posibilidad de que exista al menos un individuo puro y otro con altísimo contenido genético de dicha especie habitando en volcán Wolf.

«Es posible revertir los efectos negativos sobre la naturaleza»

El Ministro de Ambiente, Tarsicio Granizo, ratificó el compromiso del Estado ecuatoriano por la conservación de las especies de quelonios. «Generalmente estamos oyendo sobre extinciones y lo dañino que el ser humano puede ser para una especie, pero hoy, con los resultados de esta investigación estamos diciendo al mundo que es posible revertir los efectos negativos sobre la naturaleza. Vamos a recuperar una especie extinta».

«Este es uno de los avances más emocionantes de la Iniciativa para la Restauración de las Tortugas Gigantes, lograr la restauración, aunque sea parcialmente, de la extinta especie de tortugas de Floreana era impensable hace sólo unos años y ahora vamos a poder verlo pasar», comentó la Linda Cayot, asesora científica de Galapagos Conservancy y coordinadora de la GTRI.

Sobre la base de los resultados preliminares del estudio, para el programa de reproducción que iniciará la autoridad ambiental, se establecieron cuatro grupos reproductores de tortugas, cada uno con tres hembras y un macho, que en cinco años, aproximadamente, permitirá contar con individuos listos para ser liberados en la isla Floreana, para cumplir su rol de herbívoro principal de este ecosistema.

La isla Floreana será parte de un amplio programa de restauración ecológica que incluye, especialmente, la eliminación de las especies introducidas, principal amenaza para las tortugas gigantes.