LIFE IP INTEMARES

El permeable símbolo de las Cíes

Medio Ambiente elaborará, junto a las comunidades autónomas, una estrategia de conservación para el cormorán moñudo que permita configurar los planes de conservación y recuperación de la amenazada especie

Cormorán moñudo
Cormorán moñudo - FB

Su plumaje negro azabache con brillos verdosos es inconfundible. Como también lo es el penacho de plumas de su cabeza, visible en época de apareamiento. Pero si algo llama la atención del cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis) es su destreza en el mar. Vuela a ras de la superficie marina con aleteos enérgicos y bucea con extraordinaria habilidad para capturar los peces de los que se alimenta. Al salir de agua, es frecuente verlo posarse en las rocas con las alas extendidas para secar su plumaje, que, a diferencia de otras aves, es permeable y se empapa de agua, lo que facilita sus inmersiones.

Este espectáculo se puede observar en islotes rocosos y acantilados de la costa atlántica, cantábrica y mediterránea. En España nidifican dos subespecies de cormorán moñudo, la nominal o aristotelis en el Atlántico y la desmarestii en el Mediterráneo.

El visón americano, una especie exótica, depreda sobre sus puestas y pollos
La subespecie nominal se distribuye en pequeñas colonias por toda la costa cantábrica y atlántica desde el País Vasco hasta Galicia, con poblaciones dispersas en Asturias y Cantabria. Sus colonias más importantes son las gallegas, en concreto, las ubicadas en el archipiélago de Cíes-Ons, dentro del Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas, cuyo logotipo es precisamente un cormorán moñudo.

En las Islas Baleares nidifican las mayores colonias reproductoras de la subespecie desmarestii, aunque también cría a lo largo de la costa peninsular mediterránea e islas cercanas en Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía y Melilla.

De las dos subespecies, la situada en la costa atlántica y cantábrica, sufre un mayor grado de amenaza al estar incluida en el Libro Rojo de la Aves de España en la categoría «En Peligro», mientras que la subespecie mediterránea está catalogada como «Vulnerable».

Amenazas

Varios factores adversos han llevado a las poblaciones de cormorán moñudo al declive. Por un lado, son fuentes de amenaza el impacto de la sobrepesca, la muerte accidental en artes de pesca y, en el caso de las poblaciones atlánticas, también se ven afectados por los vertidos de hidrocarburos y el reciente impacto del visón americano, una especie exótica que depreda sobre sus puestas y pollos.

Con el objetivo de impulsar medidas de protección y favorecer su conservación, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, en el marco del proyecto Life+ IP Intemares, que coordina a través de la Fundación Biodiversidad, va a elaborar, junto con las comunidades autónomas, una estrategia de conservación específica para el cormorán moñudo que permita establecer las bases para elaborar los planes de conservación y recuperación de la especie.

Toda la actualidad en portada

comentarios