En la actualidad el hábitat del oso panda está en peores condiciones que cuando la especie fue clasificada «En Peligro» por la UICN en 1988
En la actualidad el hábitat del oso panda está en peores condiciones que cuando la especie fue clasificada «En Peligro» por la UICN en 1988 - ABC

Los pandas viven en una de las regiones tectónicamente más activas de China

Una investigación alerta de que el hogar de esta emblemática y vulnerable especie es más pobre ahora que hace treinta años

Actualizado:

Las poblaciones de panda gigante (Ailuropoda melanoleuca) habitan seis cordilleras y consisten en solo 30 grupos aislados, de los cuales 18 no comprenden más de 10 individuos. Un equipo internacional de científicos, liderado por la Academia China de Ciencias, ha revelado que en la actualidad el hábitat del oso panda está en peores condiciones que cuando la especie fue clasificada «En Peligro» por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN, por sus siglas en inglés) en 1988, según afirman en un estudio publicado en la revista Nature Ecology & Evolution., informa la agencia de noticias Sinc. En la actualidad, tras los últimos censos realizados y constatarse el aumento de la población adulta de pandas en China, la categoría de amenaza para la especie se redujo a «Vulnerable» en 2016.

Los investigadores evaluaron el territorio del panda gigante desde 1976 a 2013 mediante los datos proporcionados por satélites. Así, pudieron comprobar que el tamaño de las zonas que habitan disminuyó un 4,9% de 1976 a 2001, pero aumentó un 0,4% de 2001 a 2013, a pesar del devastador terremoto de Sichuan (China) de 2008. Algo similar ocurrió con los parches que componen el resto de hábitats fragmentados. «Sin embargo, la recuperación no ha compensado su pérdida anterior», señalan los autores.

Muchos obstáculos por salvar

El trabajo recopila los factores, tanto naturales como antropogénicos, que han provocado la degradación del hábitat del panda gigante: terremotos, invasión humana, agricultura, construcción de carreteras y tala de árboles.

De todas estas amenazas, la explotación forestal es la actividad más perjudicial para los pandas. Entre 1950 y 1985, unas 27 empresas estatales de explotación forestal se establecieron dentro del área geográfica del panda y talaron más de 4.000 km2 de bosques.

Los pandas habitan seis cordilleras y consisten en solo 30 grupos aislados

Por otra parte, los pandas gigantes viven en la actualidad en una de las regiones tectónicamente más activas de China. La zona experimentó tres sismos devastadores en los últimos 37 años, de una magnitud de 7,2 a 8. Estos terremotos han destruido gran parte del área de hábitat de estos animales. De hecho, se atribuye el 71,1% de la pérdida de hábitat entre 2001 y 2013 al sismo de Sichuan en 2008.

A esto se suma la construcción de carreteras, cuya densidad en 2013 fue 2,7 veces mayor que en 1976. Además, entre 1982 y 2000 la población mundial en el entorno del panda creció un 13,5%. Sin embargo, la población agrícola disminuyó en los territorios un 87,3% entre 2000 y 2010, reduciendo así la presión sobre el hábitat.

Según los autores, la creación de reservas naturales y la implementación de un nuevo plan de urbanización en China contrarrestarán la fragmentación del panda, pero aún quedan muchos obstáculos por salvar para este gran mamífero.