AUSTRIA

El zoo más antiguo del mundo consigue críar «nueces de mar», que relucen en todos los colores del arcoíris

Solo el acuario de California lo había conseguido hasta ahora. «Parecen una especie similar a las medusas, pero en realidad no están relacionados con otros grupos de animales», explican desde el zoo de Viena

El Monterrey Bay Aquarium de California y el zoo Schoenbrun de Viena son los únicos centros que han logrado criar con éxito esta criaturas marinas
El Monterrey Bay Aquarium de California y el zoo Schoenbrun de Viena son los únicos centros que han logrado criar con éxito esta criaturas marinas - EFE/Christian Bruna

El zoológico de Viena ha anunciado que se ha convertido en la segunda institución del mundo cuyos expertos han conseguido criar nueces de mar, una especie marina similar a las medusas.

«La cría de nueces de mar solo se había conseguido hasta ahora en el Monterey Bay Aquarium de California (EE.UU.)», aseguró la directora del zoo vienés, Dagmar Schratter. «Nuestros cuidadores han estado en contacto con sus colegas estadounidenses y han recibido importantes informaciones para multiplicar esta especie», agregó en un comunicado.

Las nueces de mar son una especie muy particular, que reluce en todos los colores del arcoíris y que se parece a las medusas, aunque no están relacionadas a ellas.

El zoo Schönbrunn de Viena, que con más de 250 años, es el más antiguo del mundo, ha logrado criar unas 50 ejemplares de estos animales.

El éxito de esta cría se debe al acuario que se ha construido para estos animales y que incluye un sistema especial de cañerías para mantener la calidad del agua necesaria.

El director del complejo de acuarios de Schönbrunn, Anton Weissenbacher, explicó que se trata de un grupo de animales que no están relacionados con otros. «Se diferencian de las medusas porque no tienen tentáculos».

«Lo especial es la corona de párpados que tienen, con la que se mueven por el agua, y que ilumina en la oscuridad. Esto se llama bioluminosidad. Es una iluminación que se crea mediante bacterias. ¿Por qué? No se puede saber», añadió el experto.

Los cuerpos de estos animales están formados por un tejido transparente, sobre el que se encuentran minúsculas placas que parecen costillas, que al nadar por el agua se mueven y se iluminan.

Las nueces de mar tenían inicialmente su hábitat natural en los mares subtropicales del océano Atlántico en América, aunque a través de la navegación internacional han llegado a expandirse hasta el mar del Este en el norte de Europa.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios