Natural - Biodiversidad

Loro gris africano: La Cites prohíbe su comercio internacional

El fraude y la corrupción han permitido a los traficantes superar ampliamente las cuotas actuales y llegar a cifras insostenibles para esta ave, procedente de los bosques del Congo, para alimentar el comercio ilegal, asegura WWF

Ejemplares de Loro gris africano
Ejemplares de Loro gris africano - TL2_Lukuru Project | WWF

La Cumbre de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES) ha prohibido todo comercio internacional de loro gris africano en libertad.

Los representantes de los países miembros de la Convención presentes en Johannesburgo (Sudáfrica) han votado para incluir esta especie en el apéndice I (95 votos a favor y 35 en contra).

En el apéndice I se incluyen las especies sobre las que se cierne el mayor grado de peligro entre las especies de fauna y de flora. CITES prohíbe el comercio internacional de especímenes de esas especies, salvo cuando la importación se realiza con fines no comerciales (véase el Artículo III), por ejemplo, para la investigación científica.

Por su comportamiento social gregario, los loros grises suponen un blanco fácil para los cazadores

«El fraude y la corrupción han permitido a los traficantes superar ampliamente las cuotas actuales y llegar a cifras insostenibles de loros grises africanos procedentes de los bosques del Congo para alimentar el comercio ilegal. Prohibir el comercio hará que sea más fácil para las fuerzas del orden acabar con los cazadores furtivos y contrabandistas, y dará un respiro a las poblaciones salvajes que necesitan un respiro», explica Colman O Criodain, director de WWF de política mundial para la naturaleza.

La propuesta de subir la especie del Apéndice II al Apéndice I fue presentada por siete naciones africanas -Gabón, Angola, Chad, Guinea, Nigeria, Senegal y Togo-, así como por EE.UU. y la Unión Europea.

En 2012 esta especie entró como «Vulnerable» en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza por el incremento del comercio internacional, en combinación con la tasa de pérdida de hábitat en curso.

Se estima que las poblaciones han disminuido en más del 50% en muchas áreas. En Ghana, donde los loros grises fueron muy comunes y estaban muy extendidos, las poblaciones han caído entre un 90 y un 99% desde principios de 1990, subraya WWF. La especie ya se ha extinguido o sobrevive en números muy bajos en Angola, Benin, Burundi, Costa de Marfil, Ghana, Guinea, Guinea-Bissau, Liberia, Nigeria, Kenia, Ruanda, Tanzania y Togo.

WWF, por último, recuerda en un comunicado que los loros grises africanos son muy vulnerables a la sobreexplotación: tienen una tasa baja de reproducción (no empiezan a criar hasta los 3-5 años de edad y solo sacan adelante de uno a dos polluelos al año). Por ello, la caza de estos adultos tiene consecuencias catastróficas para la especie. Por útlimo, su comportamiento social gregario en determinadas zonas también los hace un blanco fácil para los cazadores.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios