Ejemplar de vaquita marina
Ejemplar de vaquita marina - ABC
QUEDAN 30 EJEMPLARES

Llegan a México cuatro delfines entrenados para buscar vaquitas marinas

Se encargarán de su localización y de encaminarlas al santuario creado en el Alto Golfo de California para que puedan reproducirse

Actualizado:

El secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) de México, Rafael Pacchiano, anuncio la semana pasada que cuatro delfines entrenados llegaron al país para buscar vaquitas marinas y guiarlas al santuario creado para su protección en el Alto Golfo de California.

Los delfines, de la especie nariz de botella, fueron entrenados por la Armada de Estados Unidos, indicó Pacchiano en la inauguración de la estación naval de búsqueda, rescate y vigilancia marina de San Felipe, en el noroccidental estado de Baja California.

El trabajo de los delfines será localizar ejemplares de vaquita marina y encaminarlos al santuario instituido en el Alto Golfo de California con el propósito de aislarlos y asistirlos en su reproducción.

«Tenemos frente a nosotros la oportunidad de evitar la desaparición de una especie que México comparte con el mundo y confiamos en que estos esfuerzos tendrán resultados positivos», expresó el titular de la Semarnat.

La apertura de la estación de búsqueda, rescate y vigilancia marina forma parte del programa de conservación, protección y recuperación y es el último paso para llevar a las vaquitas que existen a un lugar seguro, destacó.

Quedan solo 30 ejemplares de vaquita marina en todo el mundo

El objetivo es protegerlas de las redes de enmalle que aún están en la zona en tanto las autoridades continúan su trabajo para retirarlas después de que el Gobierno de México declaró ilegal su utilización para la pesca en la zona. Pacchiano expresó su reconocimiento a la Secretaría de Marina-Armada de México por su compromiso en la vigilancia permanente en dicho área.

El Gobierno de México amplió en abril de 2015 la zona de protección de la vaquita en el Alto Golfo de California y decretó una veda temporal a la pesca del pez totoaba, cuya vejiga natatoria es producto del tráfico ilegal a China por sus supuestas propiedades afrodisíacas. La pesca del pez totoaba se efectuaba mediante redes de enmalle que representaban un grave riesgo paras las vaquitas marinas.

México ha tomado medidas adicionales para la conservación y recuperación de este cetáceo del que quedan solo 30 ejemplares, según el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina (CIRVA).