Autillo
Autillo - SEO

La Alhambra instala nidos para autillos, la rapaz más pequeña de la Península

Y Santander consolida su proyecto de conservación de la especie: 17 parejas han anidado este año en la ciudad

GRANADA/SANTANDERActualizado:

El Patronato de la Alhambra ha instalado en el bosque del monumento cajas-nido para que habiten autillos, el ave rapaz más pequeña de la península Ibérica, para incrementar la presencia de estos pájaros nocturnos en el conjunto nazarí y velar así por la biodiversidad del conjunto patrimonial.

En un comunicado, el Patronato alhambreño ha informado de la instalación de 22 de estas cajas-nido ideadas para que las habiten autillos, ave que suele hacer nidos ocupando huecos de árboles de gran porte.

Lo ha hecho para aumentar la presencia de estas aves nocturnas en el entorno del conjunto monumental, a las que podrían sumarse otras especies como el cárabo.

Los nidos están realizados de un material especial, un cemento de madera que los hace resistentes a la intemperie y cuidadosos con el medio.

Hasta el momento, los autillos han ocupado cuatro de estos nidos artificiales situados en la zona del Secano, Taller de Cantería, Carmen de los Catalanes y Bosque de San Pedro, y otros dos por cárabos, aves itinerantes y que suelen cambiar de nido.

El conjunto monumental de la Alhambra dispone de una riqueza patrimonial que va más allá de su estructura arquitectónica y de los elementos decorativos que la embellecen y cohesiona valores como el patrimonio y el paisaje con la biodiversidad en una propuesta integral de protección y conservación.

Algunos ya no migran a África

Por su parte, el Ayuntamiento de Santander ha informado de que dieciesiete parejas de autillo europeo -un búho de pequeño tamaño- han anidado este año en las cajas-nido que se han instalado en parques y jardines de la ciudad cántabra, dentro de un proyecto de conservación de la especie que desarrolla desde 2011 el Consistorio junto a SEO/Birdlife.

Según ha informado en nota de prensa el concejal de Medio Ambiente, José Ignacio Quirós, la cifra de parejas de autillo europeo (Otus Scops) que ha anidado este año en Santander supone una cifra récord del programa desde su puesta en marcha. En estos años, 87 parejas de la especie han usado las cajas-nido instaladas en la ciudad.

En total hay instaladas 59 cajas-nido, el 70% de ellas usadas en alguna ocasión por estos pequeños búhos, que tienen unos 20 centímetros de altura y 50 de envergadura y un plumaje críptico que les permite pasar desapercibidos durante el día, así como grandes ojos con un iris amarillo y dos penachos de plumas que parecen orejas.

Estas rapaces támbién son conocidas por su canto, una especie de silbido claro y corto, que repiten incansablemente y que se puede escuchar en las noches de primavera y verano.

Los autillos repiten incansablemente un silbido claro y corto

El programa ha permitido que estas aves colonicen espacios donde antes no estaban como la península de La Magdalena, el parque de La Teja o los jardines de la antigua Residencia Cantabria. E incluso algunos de estos autillos han usado las cajas-nido para permanecer en invierno en la ciudad y no migrar a África.

La iniciativa ha incluido talleres de fabricación de las cajas, así como jornadas para conocer cómo se instalan y tener más información sobre la especie.

Dentro del proyecto también se han realizado acciones para la conservación de otras especies como gorriones, cernícalos, murciélagos o pequeñas aves cantoras, para las que también se han colocado cajas-nido. Santander cuenta, actualmente, con unas 250 para todo tipo de especies.