Natural

El increíble hallazgo de dos alces congelados en plena batalla

El desconcertante descubrimiento se ha producido en Unalakleet, al oeste de Alaska

Imagen de los alces encontrados en Unalakleet (Alaska)
Imagen de los alces encontrados en Unalakleet (Alaska) - JEFF ERICKSON / YOUTUBE
ABC.ES Madrid - Actualizado: Guardado en:

En la remota región de Unalakleet, al oeste del Alaska, en la costa del Mar de Bering, se ha producido un hallazgo que ha desconcertado a los vecinos: dos alces congelados en plena batalla, como si de una película en pausa se tratara.

A pesar de que en este país de duras condiciones climatológicas están acostumbrados a ver alces en sus bosques, nunca antes se había producido un descubrimiento tan original como éste. Los protagonistas fueron dos amigos, Brad Webster y Jeff Erickson, que se encontraban paseando hace unos días por la zona y, de repente, vieron sobresalir las astas de un alce en una laguna congelada.

Webster, profesor de ciencias sociales, se había ofrecido para enseñarle los terrenos de un campamento de la zona a su amigo, justo antes del inicio de la grandes las nevadas. Las temperaturas eran tan bajas que se podía caminar por las zonas cubiertas del agua congelada sin ningún tipo de riesgo. Y como era la primera vez que Erickson caminaba sobre el hielo, decidieron alargar el paseo durante unos cuantos kilómetros.

Tras el hallazgo, se acercaron con curiosidad por encima del agua congelada para descubrir que, en realidad, se trataba de dos alces completamente congelados, pero conservados como si estuvieran vivos. Kris Hundertmark, director del departamento de Biología y Vida Silvestre de la Universidad de Alaska en Fairbanks, explicó a «The Washington Post» que en esta época de otoño suele ser cuando se producen peleas entre machos para aparearse con las hembras y que, por lo tanto, lo más probable es que los dos alces cayeran a la laguna, donde se ahogaron. Sería después el mismo agua congelada la que acabaría conservando sus cuerpos en semejante estado.

«Nunca había visto nada parecido», aseguró Webster. Al parecer, las complejas formas de las astas de los dos animales hicieron que se enredaran hasta el punto de no poder separarse. «Lo más seguro es que los dos animales cayeran al agua después de quedar enganchados y fallecieran ahogados después», aseguró Hundertmark.

Erickson publicó varias fotografías de la escena en su perfil de Facebook, convirtiéndolas en virales a las pocas horas. Días después, y visto el revuelo formado por las imágenes, Webster acudió al lugar donde estaban los alces con una motosierra para extraerlos. Según los primeros análisis hechos por los expertos, uno de los cérvidos podría haber perforado el cráneo del otro.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios