Ventajas e inconvenientes de los diferentes tipos de cadenas y neumáticos de invierno

La facilidad de colocación, el precio y la duración son factores a tener en cuenta

MadridActualizado:

Los neumáticos de invierno van ganando terreno cada vez más, sobre todo en el centro y norte de europa. La seguridad de este tipo de ruedas, y el eliminar la dificultad que entraña el tener que colocar las cadenas cada vez que nos encontremos con nieve en la carretera, son dos de los factores que están logrando que cada vez sean más populares. Sin embargo, dependiendo de la frecuencia con la que nos vayamos aencontrar con una nevada, las temperaturas de la zona por donde ciculemos con más asiduidad, y la necesidad de cambiar los neumáticos de invierno por otros de verano cuando cambiamos de estación, son facores a tener en cuenta a la hora de decidirse por uno y otro elemento.

Incluso si somos más partidarios de las cadenas, existen varias posibilidades entre las que elegir, tal y como nos recuerdan desde circulaseguro.com.

Cadenas tradicionales
Cadenas de eslabones
Cadenas de eslabones

La cadena tradicional de eslabones de acero es la más conocida, y está formada por varias cadenas de eslabones de acero entrelazadas. Suelen incluir varios tensores manuales con los que conseguirmos que la cadena quede bien pegada al neumático. Son muy duraderas y resistentes, pero son más complicadas de colocar que el resto de modelos. Además son ruidosas y transmiten vibraciones a través de la dirección y suspensión. (Unos 35 euros la pareja)

Cadenas textiles

Son más prácticas para los conductores que hagan un uso más ocasional de las cadenas. Están ccompuestas por una funda de lona que se queda fijada al neumático mediante una goma elástica por la cara interior, y radios o lona por el exterior. Son un poco más caras que las cadenas de eslabones. Son también las más fáciles y rápidas de montar y desmontar, y también son las más ligeras.

Cadenas textiles
Cadenas textiles

Su utilización se nota muy poco en cuanto a vibraciones o temblores, pero son mucho menos duraderas. El material con el que están fabricadas se desgasta con rapidez, por lo que están indicadas para quien solo las use de manera ocasional. Si circulamos sobre el pavimento sin nieve se deterioran con mucha rapidez. (Desde unos 30 euros el juego)

Cadenas compuestas o híbridas

Recuerdan mucho a las cadenas textilespero en vez de estar realizadas con lona están fabricadas con red. En su parte interior se sujetan con una coma a la rueda, mientras que en el exterior se fija mediante varios radios.

cadenas híbridas
cadenas híbridas

La red está formada por un interior de cable plástico tejida con eslabones de acero en los encuentros y un revestimiento exterior textil. Se coloca también con relativa facilidad, aunque hace falta tener fuerza para poder tensar la goma. Otro inconveniente es que son bastante más caras que las convencionales. (De 70 a 95 euros la pareja).

Cadenas tipo araña o semiautomáticas

Constan de dos partes: un disco que queda siempre colocado sobre la llanta, fijado a los tornillos, y la propia cadena en sí, que puede ser de varios subtipos.

Cadenas tipo araña
Cadenas tipo araña

El más conocido es una especie de oruga con bandas transversales rígidas, pero también las podemos encontrar con una cadena de eslabones y bandas de plástico duro.

Su colocación es muy rápida y funcionan muy bien sobre nieve y hielo, pero también son las más caras con diferencia (unos 400 euros el par). Son las más recomendables para quienes las tengan que utilizar con mucha frecuencia y en condiciones muy adversas.

Neumáticos de invierno

El neumático de invierno no es un neumático solo para la nieve, es un neumático para tiempo frío en general, y en particular para cuando además hay lluvia y nieve. La diferencia con un neumático de verano es que en esas condiciones da mucho más agarre, y por tanto aporta más seguridad a la conducción.

Estas gomas, que pueden ofrecer una vida útil de unos 6 años bien utilizadas en los meses adecuados, evitan la utilización de cadenas y están preparadas para circular con temperaturas frías, de forma que necesitan menos distancia de frenado en condiciones extremas: hasta 11 metros de diferencia comparadas con los neumáticos convencionales rodando sobre nieve a 50 km/h, y hasta 5 metros menos cuando se rueda sobre asfalto mojado.

El neumático de invierno lleva este «logo»
El neumático de invierno lleva este «logo»

La adherencia de un neumático de invierno sobre superficies frías, en asfalto mojado, nevado o helado , asegura una respuesta inmediata a cualquier movimiento del volante, sin deslizamientos extraños del frontal o la parte trasera del vehículo. Su profundidad extra asegura un drenaje superior, lo que neutraliza el planeo incontrolado sobre carreteras encharcadas.

Los sistemas antibloqueo de frenos ABS y el control de estabilidad ESP son poco efectivos cuando el nivel de adherencia desciende radicalmente a causa del frío, que endurece las cubiertas convencionales. De hecho, la movilidad de un 4x4 en terrenos difíciles desciende en picado cuando monta cubiertas tradicionales con temperaturas exteriores muy bajas, por lo que también deben de montar neumáticos de invierno con el frío.

Compuesto

Un neumático es un elemento elástico fabricado con un compuesto de goma (de caucho) bastante complejo. Para funcionar bien tiene que alcanzar cierta temperatura, que le permita tener la elasticidad óptima para agarrarse al suelo. Si no alcanza esa temperatura, no se agarrará lo suficiente.

Los compuestos de polímeros, más suaves y flexibles, de la banda de rodadura de los neumáticos de invierno permiten funcionar mejor a temperaturas bajas y sobre asfalto congelado. Utilizan mezclas de caucho y sílice que mantienen la flexibilidad de la goma incluso con mucho frío.

El dibujo de los neumáticos de invierno está diseñado para lograr una óptima dispersión de barro y agua, tan rápido y eficazmente como sea posible. Consta de elementos como ranuras especialmente diseñadas y complejas láminas tridimensionales que «muerden» la nieve y el hielo suave.

Además, los neumáticos de invierno son una alternativa a las cadenas. La Dirección General de Tráfico (DGT), conocedora de sus beneficios, ya los recomienda en sus campañas invernales como alternativa a aquellas. (Su precio dependerá del tamaño, calidad y marca, pero en oferta se pueden adquirir desde unos 59 euros la unidad).