Motor - Reportajes

Los riesgos del olor a coche nuevo

Aunque se trata de un aroma que muchos encuentran seductor, encierra una serie de toxinas que, en grandes dosis, pueden ser perjudiciales para la salud

Los riesgos del olor a coche nuevo

El olor interior de un coche nuevo suele ser muy seductor para el olfato del comprador o del nuevo propietario. La fragancia esconde una diversidad de productos químicos, plásticos, adhesivos, cauchos, disolventes y tejidos que, de paso, denotan lo flamante del vehículo.

Sin embargo, ese mismo aroma puede ser dañino, pues muchos de esos compuestos contienen componente orgánicos volátiles o VOC que pueden llegar a ser letales en grandes cantidades; otros son perjudiciales para la salud.

De hecho, y según Jeff Gearhart, director del Ecology Center de Michigan, "se trata de una mezcla química conformada por varias toxinas. Hemos probado y monitorizado los niveles químicos de los vehículos durante años, y también constatado una leve mejoría, pero aún queda mucho por hacer aún. Hay más de 200 compuestos en los vehículos, pero al no estar regulados en muchos países los propietarios desconocen los peligros que afrentan”.

La exposición a compuestos como el tolueno, metales pesados y benceno puede provocar síntomas de malestar en la persona, como migraña, vómitos, mareos, alergias... En este mismo sentido, la Agencia de Protección Ambiental estadounidense asegura que la sobreexposición a sustancias como esas puede provocar trastornos reproductivos, hormonales, daños en el sistema nervioso, riñones e hígado, generar cáncer, etc.

“Las personas pasan alrededor de una hora diaria en sus vehículos -sostiene Gearhart-. La preocupación recae en la prolongada exposición de niños, adultos o mascotas a esta toxicidad”.

Cuanto más moderno es el vehículo, peor, pues todo esos componentes son más volátiles e inestables, pudiendo generar gases y vapores químicos tóxicos.

Conscientes de ello, los fabricantes de automóviles afirman estar tomando medidas para aminorar los niveles de VOC en sus nuevos modelos. Afirman haber disminuido la utilización de estos químicos aplicando a la vez nuevos recubrimientos y adhesivos, e investigando simultáneamente para resolver el problema.

Los expertos aconsejan limitar la exposición de los consumidores ventilando bien los vehículos, sobre todo los 6 primeros meses, aparcando lejos del sol y oreándolo bien antes de entrar, sobre todo en días de mucho calor.

También aconsejan evitar quedarse en el interior del coche por tiempo prolongado mientras permanezca estacionado, no utilizar los parasoles para minimizar el calor, y usar limpiadores no tóxicos y toallas de microfibra cuando el vehículo es nuevo.

En el caso de personas particularmente sensibles, se recomienda que antes de adquirir el coche lo prueben con tiempo suficiente, por ejemplo sentándose en su interior durante un buen rato para intentar constatar algún síntoma. Si aflorase molestias Gearhart consera la opción de "llegar a comprar un coche usado”.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios