Motor - Reportajes

¿Quién conduce peor, los españoles o los extranjeros?

Las estadísticas reflejan que los convenios de convalidación de permisos para ciertas nacionalidades han sido un acierto

¿Quién conduce peor, los españoles o los extranjeros?

Cada año se producen en España más de 45.000 accidentes con víctimas, de los que en cerca de un 10% están implicados conductores extranjeros.

Fenómenos como la operación Paso del Estrecho, con más de 600.000 vehículos de camino hacia Marruecos; el creciente número de turistas que cada año nos visitan (solo en los 6 primeros meses de 2016, 32.791.112, de los que un 15%, 4.930.014, lo hicieron por carretera) y el importante censo de extranjeros con residencia en España (a 31 de diciembre de 2015, 4.982.183), pueden hacer creer que los conductores extranjeros enEspaña tienen más accidentes que los propios españoles. O que hay conductores que, según nacionalidad, muestran mayor tasa de accidentalidad.

Un estudio de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) ha analizado la nacionalidad de los conductores implicados en accidentes con víctimas entre 2011 y 2014, y desmonta la teoría de quienes hace años vaticinaban un incremento de la siniestralidad en nuestro país por canjear sin examen el permiso de conducir de miles de extranjeros inmigrantes. De hecho, no se ha producido un incremento significativo de la tasa de accidentalidad de estos conductores.

Hay que señalar que hasta el 2014 los atestados no identificaban con precisión la nacionalidad de los conductores. Pues bien, la explicación de por qué el porcentaje de conductores extranjeros implicados en accidentes con víctimas sube ddel 4,16% en 2011 al 8,65% en 2014 es la especificación que ahora sí registra la estadística oficial. Es decir, el nuevo atestado identifica la nacionalidad de aquellos implicados en accidentes con víctimas de forma mucho más precisa.

Accidentes con turistas implicados

Los datos, que excluyen las estadísticas registradas en Cataluña, permiten observar que la mayor o menor accidentalidad de los extranjeros implicados en accidentes no obedece a cuestiones de nacionalidad, sino que implica al volumen de población extranjera residente en nuestro país o que nos visita como turistas.

Por ejemplo, si bien los conductores rumanos estuvieron implicados en 2014 en el mayor número de siniestros (587), su tasa de accidentalidad (0,60) es menor que la de los ecuatorianos o colombianos (0,70), y muy inferior a la de los portugueses (2,20) o los alemanes (2,07), valorando el número de ciudadanos de esos países residentes en España.

Respecto a la tasa de siniestralidad (número accidentes/número de residentes), AEA advierte que las mayores cifras obtenidas por portugueses (2,20), alemanes (2,07) y franceses (1,90) obedecen a accidentes en los que están implicados turistas no residentes, pues si se añade a la población residente los turistas de esas procedencias la tasa desciende.

A la vista de todo ello, es evidente que los convenios bilaterales firmados entre España y otros países para la convalidación de permisos ha sido un acierto que ha permitido legalizar la situación de miles de conductores que, por cuestiones económicas o idiomáticas, no hubieran acudido a una autoescuela para canjear la licencia por la española, habiendo entonces quedado relegados a situaciones de conducción ilegales y furtivas.

Toda la actualidad en portada

comentarios