Accidente mortal en una carretera secundaria gallega

El plan de la DGT para acabar con el tsunami de muertes en las carreteras secundarias

El ente ha puesto en marcha desde este lunes al domingo 21 de mayo una campaña de vigilancia y control en carreteras secundarias con el objeto de reducir los siniestros en esta clase de vías, donde cada año fallecen más de 900 personas en accidente de tráfico

MadridActualizado:

La Dirección general de Tráfico (DGT) ha puesto en marcha de este lunes al domingo 21 de mayo una campaña de vigilancia y control en carreteras secundarias con el objeto de reducir los siniestros en esta clase de vías, donde cada año fallecen más de 900 personas en accidente de tráfico.

En esta semana, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y las policías locales y autonómicas que se sumen a la campaña, incrementarán en estas vías el control de la velocidad y de los adelantamientos indebidos, especialmente los que se realizan a ciclistas o la conducción bajo los efectos del alcohol o drogas.

En el marco de esta campaña, la entidad ha dado a conocer algunas de las infracciones cometidas durante los últimos meses, que pueden verse en el vídeo que está insertado sobre estas líneas.

La DGT también vigilará el uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil, la utilización del teléfono móvil, auriculares o manejo de navegadores, así como la documentación del vehículo y del conductor o cualquier otra infracción recogida en la normativa en materia de tráfico y seguridad vial.

El objetivo de la campaña, según el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, «es conseguir comportamientos más seguros entre los conductores que circulen por estas carreteras y por tanto una reducción de accidentes en este tipo de vías».

«Somos conscientes que en estas vías es donde se produce la mayor parte de los accidentes mortales, por eso, casi todas las medidas urgentes que el Ministro del Interior dio a conocer a principios de año, están siendo implantadas en este tipo de vías», destaca en un comunicado difundido hoy por la DGT.

Además de la observación a pie de carretera, la vigilancia también se realizará desde el aire con los helicópteros de los que dispone la DGT, incluidos los Pegasus.

971 fallecidos

En 2015, último año de datos consolidados, fallecieron en carreteras convencionales 971 personas, lo que representa el 74% del total de víctimas mortales ocurridas en vías interurbanas, que ascendió a 1.248. Además, otras 3.780 personas resultaron heridas y requirieron ingreso hospitalario por accidentes ocurridos en estas vías convencionales.

Dichas carreteras suponen más del 90 % del total de kilómetros de la red de carreteras, son las más peligrosas y las que representan una mayor siniestralidad, pese a que la densidad de tráfico que soportan es menor que en vías desdobladas como autopistas y autovías.

Cuatro de cada diez accidentes mortales ocurridos en carreteras convencionales son salida de vía y dos de cada diez colisiones frontales. Debido a la alta siniestralidad en este tipo de vías, las carreteras convencionales son uno de los objetivos prioritarios de la DGT.

Por este motivo, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, presentó ante la Comisión sobre Seguridad Vial y Movilidad Sostenible del Congreso de los Diputados un plan de medidas urgentes a ejecutar en este tipo de vías.

Una de las más importantes es la instalación de guías sonoras longitudinales en 3.000 kilómetros de vías convencionales calificadas como especialmente peligrosas.

Estas guías alertan a los conductores que sufren una distracción, de que su vehículo se está desviando de la trayectoria del carril.

También prevé la instalación de sistemas de señalización dinámica, que avisa de la presencia de vehículos en cruces peligrosos en carreteras convencionales.

Cuando el sistema detecta un vehículo en uno de los ramales de acceso al cruce se activa un panel luminoso, alertando al conductor que circula por la vía con preferencia de la presencia de vehículos en el cruce, llamando su atención y facilitando que modere la velocidad en la aproximación al cruce.

Además se señalizarán 49 nuevas rutas ciclistas seguras que se sumarán a las 56 ya existentes. Sirven para facilitar y proteger el tránsito de ciclistas por las carreteras convencionales y reducir la accidentalidad de este colectivo vulnerable.

Se reforzará además la seguridad en zonas de adelantamiento con mayor siniestralidad para tratar de mejorar la seguridad de las carreteras convencionales con actuaciones que den mayor certidumbre al conductor para realizar dicha maniobra.

En el segundo semestre del año se procederá a la instalación de nuevos puntos de control de velocidad en los tramos de especial peligrosidad en función de la nueva relación de puntos negros obtenidos con la nueva metodología.