La picaresca de saltarse los peajes en otros países tiene los días contados

Una directiva comunitaria pone fin a la actividad de muchos españoles cuando viajan, por ejemplo, a Portugal

MadridActualizado:

Todos los años, las cuantías de los peajes suben de precio y son muchos los conductores que se han negado a pagarlos o incluso se los han saltado, con la posterior sanción que esta acción lleva consigo. Pero cuando se trata de saltarse un peaje en otro país que no es el nuestro, todavía lo hacemos peor ya que esta es una práctica muy habitual entre los españoles que viajan, sobre todo, por ejemplo, a Portugal.

Ahora la Unión Europea se ha decidido a intervenir en el impago de las tarifas de peaje por parte de extranjeros en sus viajes a otros países, un fraude que los técnicos comunitarios cifran nada menos que en 300 millones de euros al año. Así lo recogen desde La Voz de Galicia, desde donde también apuntan que la incidencia de los impagos incluso está siendo creciente en los últimos años por la implantación de sistemas como el de las autovías portuguesas, en las que se ha sustituido el puesto de cobro manual por otros automáticos controlados por la grabación de las matrículas y el registro de las ondas que emiten los aparatos de telepeaje instalados en los vehículos. Una acción que incrementa la posibilidad de pasar rápidamente por ellas sin pagar.

Debido al volumen que ha adquirido dicho fraude, el Consejo Europeo y el Parlamento comunitario han pactado una directiva que se aprobará el día 15 y que activará la comunicación entre los departamentos de tráfico de todos los estados miembros para hacer llegar a los infractores la multa por saltarse sin pagar los puestos de peaje y el importe de las tarifas no abonadas.

«Un estado miembro que detecte una infracción de peaje por medio de dispositivos automáticos de control no puede identificar al infractor basándose en el número de matrícula cuando el vehículo esté matriculado en el extranjero. No existe ninguna base jurídica a escala de la UE para el intercambio de datos de matriculación de vehículos entre estados miembros a efectos de la ejecución de los peajes», constatan la Comisión y el Parlamento como muestra de que la información administrativa todavía no fluye entre los países de la organización comunitaria.

La propuesta a la Eurocámara se basa en crear un marco jurídico que avale el intercambio «obligatorio» de datos entre países sobre la identidad de los propietarios que se demuestre o sean sospechosos por el impago de peajes y que este tenga una cobertura similar al que rige para regular la petición y envío de información en caso de infracciones de tráfico en materia de seguridad vial.