¿Qué pasaría si desaparecieran los coches de más de 15 años?

Según la simulación virtual de Solera, con esta medida las matriculaciones crecerán un 10% e impulsarán hasta el 56% los coches más rentables para la posventa

MadridActualizado:

Que el parque de coches en España sigue envejeciendo es una realidad. No obstante, si se llevara a cabo la retirada de la circulación de más de 11 millones de vehículos, provocaría que, teniendo en cuenta la proyección de altas y bajas hasta 2022, los coches de hasta cinco años pasaran a ser el 56% del parque. Esto supondría un giro de 180 grados a la situación actual, ya que a día de hoy son los vehículos que superan los 10 años los que ostentan este porcentaje (el 57%). Y es que la posventa tiene en el envejecimiento del parque uno de sus principales desafíos, al igual que los ayuntamientos de ciudades como Madrid o Barcelona (y que pueden tener un efecto llamada en otros municipios) que tienen en su punto de mira a los coches más viejos por ser los más contaminantes.

De hecho, Madrid tiene previsto endurecer las condiciones de su protocolo de circulación en episodios de alta contaminación, de tal manera que no puedan rodar los coches sin distintivo ambiental cuando se eleve la alerta al nivel 2. Se espera que este tipo de medidas y otras nuevas sean una constante en el futuro, y por tanto su impacto en los talleres también será creciente.

¿Cómo quedaría el parque en 2022 si no hubiera coches de más de 15 años?
¿Cómo quedaría el parque en 2022 si no hubiera coches de más de 15 años?-Solera España

Si no cambian las cosas...

Si no se pone coto al envejecimiento progresivo del parque, los coches más viejos, de más de 10 años, representarán el 61% de todos los que hay en circulación en España para 2022. Estos vehículos, según el estudio de Solera, harán prácticamente una de cada tres reparaciones en el taller, a pesar de que son las operaciones menos rentables. Además, sin esas medidas, el parque más joven, el de hasta cinco años, sería sólo el 23% del total de coches en circulación, aunque harán el 48% de las reparaciones, por lo que el trozo de la tarta «más preciado» para la posventa será a su vez el más pequeño en un sector que ronda los 30.000 talleres.

De momento, y a pesar del envejecimiento del parque, los talleres cerraron 2017 con un aumento de los ingresos del 2,8%, aunque las reparaciones apenas se incrementaron un 1%. Estos crecimientos sorprendemente se deben a los coches mileuristas, los de más de diez años de antigüedad, que aumentaron los kilometros rodados el año pasado un 24,7% pasando más por boxes. Y es que las mejoras económicas y del empleo empiezan a sentirse más en los hogares españoles, incluso en los de rentas más bajas, que son los que en muchos casos tienen vehículos con más años. Con más dinero en el bolsillo y más confianza, sus coches están menos tiempo parados y recorren más kilómetros, bueno para el taller, ya que un coche aparcado deja de ser un potencial cliente.

Además, de cara a los próximos años, la posventa verá como para 2019 y 2020 sus ingresos crecerán en torno al 4% anual, aunque el volumen de reparaciones en ningún caso lo hará por encima del 2%. Esto se debe a que el gran volumen de matriculaciones de los años 2007 y 2008 (por encima del millón de unidades) se ha convertido una década después en un flujo enorme de vehículos que pasan a formar parte de la masa más grande y menos rentable para el taller, la mileurista, al pasar por taller como mucho una vez al año para sólo lo imprescindible.

«En los próximos años, y acuciados por Bruselas, se espera una batería constante de medidas para combatir la contaminación y muchas de ellas, guste o no, afectarán al coche. Poner coto a los coches de más de 15 años tendría un impacto positivo en la posventa, y podría ser hasta el gran revulsivo que necesita el sector. Anticiparse a lo que está por venir con datos y análisis fiables, es clave para manejar el futuro de nuestros talleres», asegura José Luis Gata, responsable de Mercado Posventa de Solera.