¿Qué pasa con el seguro si presto el coche y sufre un accidente?

Antes de prestar el automóvil a otra persona que no esté incluida en la póliza hay que tener en cuenta la letra pequeña de la misma

MadridActualizado:

Es una situación más habitual de lo que parece: ¿qué pasa si presto el coche, por ejemplo a un amigo, y sufre con él un accidente? La aseguradora, ¿repercutirá en mi contra por haber prestado mi coche? No hay ley que prohíba prestar tu vehículo, pero es mejor tener claro quien lo va a conducir, ya que si se presta a alguien sin permiso de conducir, el principal perjudicado será el propietario del automóvil y las personas a las que lesione su imprudencia.

Por ello, antes de prestar el automóvil a otra persona que no esté incluida en la póliza hay que tener en cuenta la letra pequeña de la misma. Da igual si se trata de un familiar, amigo o conocido. Siempre es necesario saber qué personas quedan cubiertas si se produce un accidente leve o grave.

Desde LegalCar nos explican todos los supuestos:

1. Si el siniestro no ha sido culpa del conductor, sino del contrario, es su compañía de seguros la que debe hacerse cargo de la indemnización al completo. También quien repare el vehículo o indemnice por concepto de valor venal, si el coche fuese declarado siniestro.

Como recuerdan desde LegalCar, según la compañía y la póliza, es probable el conductor al que dejé el coche no disponga de la defensa jurídica al no ser el asegurado, y que tampoco le ofrezcan servicio de rehabilitación, aunque al ser inocente del siniestro debe exigirle a la compañía contraria ese tratamiento.

2. El conductor al que presté el vehículo fue el culpable del accidente: tu compañía deberá indemnizar al coche contrario, a sus ocupantes y al ocupante del tuyo. En teoría no habría problema al ser el coche el asegurado, no el conductor. Pero esto puede variar según las cláusulas que incluya la póliza.

3. Mi hijo es menor de 25 años y ha tenido un accidente con mi coche: uno de los casos más complicados, pues las compañías saben que muchos jóvenes, para ahorrar en la prima, piden que sean sus padres los titulares de la póliza. Y no leen que las cláusulas indican que quedan excluidos de cobertura los menores de 25 años o que no dispongan de carné de conducir. Hasta 2014 implicaba que en caso de accidente con un conductor novel culpable, una vez la compañía indemnizara a las víctimas le reclamaría dicho importe al tomador del seguro. Después, una sentencia del Tribunal Supremo impide a la compañía exigir la repetición de la cuantía al asegurado.

4. Presto el coche a alguien sin carné que acaba provocando un accidente: el peor de los casos para el conductor, pues aunque el Tribunal Supremo anuló la repetición en contra del tomador del seguro en caso de conductores menores de 25 años, no queda exento en caso de conductores sin carné. Así lo establece la Ley sobre Responsabilidad Civil y seguro en la Circulación de Vehículos de Motor. Además, conducir sin carné es un delito establecido en el artículo 384 del Código Penal.