Motor - Reportajes

Las normas de tráfico más raras del mundo

En algunos lugares del planeta los camellos siempre tienen preferencia en el vía o se permite llevar un gorila en el asiento del copiloto pero no en los traseros

Las normas de tráfico más raras del mundo

Viajar es uno de los mayores placeres de la vida. No solo por descubrir nuevos lugares. También por la gratificante experiencia de conocer otras culturas, mezclarse con los oriundos del destino, probar los manjares gastronómicos locales… Pero, si se viaja en coche, es primordial conocer las normas de tráfico del país que visitemos para no tener ningún problema durante la estancia en el extranjero. Es de sobra conocido que en el Reino Unido se conduce por la izquierda en lugar de por la derecha, con todos los inconvenientes que eso implica para los conductores foráneos –sobre todo a la hora de tomar correctamente una rotonda. Sin embargo, existen multitud de normas de tráfico desconocidas en todo el mundo. Estas son algunas de las conductas más curiosas –y extravagantes– que son motivo de sanción en diferentes países.

Por ejemplo, en Alemania está permitido conducir desnudo y descalzo, pero en caso de accidente, si el conductor va sin zapatos puede perder determinadas coberturas del seguro. En el país germano también es sancionable quedarse «tirado» en la autopista, pero solo en el caso de que sea por tener el depósito de combustible vacío. A los conductores ingleses les está permitido orinar en el arcén de la autopista pero deben hacerlo con su mano derecha apoyada en el vehículo y lo más cerca posible de las ruedas traseras.

Todavía dentro del continente europeo existen otras normas de tráfico como mínimo cuestionables. Los conductores italianos se arriesgan a que se les confisque el vehículo si no llevan la documentación exigida por los agentes cuando les dan el alto, y en Francia están obligados a llevar un alcoholímetro dentro del coche. Por su parte, los rusos no pueden circular con el coche sucio, los daneses tienen que mirar debajo del coche antes de arrancarlo por si hubiera alguien «descansando» debajo, los croatas y los griegos no pueden llevar bidones de combustible a bordo, y los suizos y los españoles que usen gafas, deben llevar unas de repuesto en el interior del coche siempre si no quieren recibir una sanción. En relalidad, en España desde el año 1997 no existe obligación de llevar gafas de repuesto. Pero si necesitas gafas para conducir y estas se te romen, en caso de que la autoridades de paren circulando con el coche se corre riesgo de ser multado. La sanción podrá ser de 90 hasta los 300€.

Pero sin duda el país que se lleva el premio al lugar con las normas de tráfico más extravagantes es EE.UU., entre las que destaca la sanción que implica atropellar un peatón en Florida: 78 dólares. En Minnesota se puede llevar un gorila en el asiento del copiloto, pero nunca podrá viajar un primate en los asientos traseros. En Kentucky, por ejemplo, las mujeres solo pueden conducir en bañador si llevan objetos de defensa personal en el vehículo o van acompañadas por un mínimo de dos agentes de policía. En el estado de California está prohibido saltar de un vehículo que circule a más de 100 km/h y las conductoras no pueden ponerse al volante si van vestidas con una bata, y en la ciudad de San Francisco no se permite limpiar el coche con ropa interior. Otra de las normas más curiosas se da en el estado de Georgia, donde está permitido escupir desde un camión pero no es posible hacerlo desde un utilitario.

Para quienes decidan recorrer Japón en coche, les será muy útil saber que mojar a un viandante por pasar sobre un charco de agua implica una multa de 65 dólares, así que hay que tener especial cuidado de no pasar cerca de las aceras cuando llueve. Y en los Emiratos Árabes Unidos, aunque no procedan desde el lado derecho del conductor, los camellos siempre tienen preferencia de paso.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios