Un Nissan Altima acaba empotrado en un segundo piso de un edificio

Un dentista en California recibió la visita inesperada de dos personas que entraron por la ventana de la consulta

MadridActualizado:

Ir al dentista no siempre es agradable. Y si no que se lo digan a este conductor del estado de California. El pasado domingo, un Nissan Altima terminó incrustado en el segundo piso de un edificio comercial cuando su conductor, con exceso de velocidad, salió despedido tras chocar con la división central de una calle.

El vehículo de color blanco se metió por la ventana del segundo piso de un dentista en la ciudad de Santa Ana tras «volar» más de diez metros. De las dos personas que iban a bordo, uno logró salir por su propia cuenta y, el otro, tuvo que ser rescatado una hora después por el personal de la Autoridad de Bomberos del Condado de Orange (OCFA), al igual que tuvieron que apagar un incendio que se generó dentro del local.

La Policía de Santa Ana, tal y como adelantan desde el medio americano Univision, detalló que el propio conductor admitió estar bajo la influencia de las drogas por lo que fue evacuado para su posterior evalucación.