Más de la mitad del parque automovilístico español supera los 100.000 kilómetros

Además uno de cada cuatro conductores no revisará el coche antes de irse de puente

MADRIDActualizado:

El envejecimiento del parque automovilístico español es una realidad, con una edad media, según los datos de la Dirección General de Tráfico DGT de 14 años. Según este organismo la antigüedad media de los automóviles que se vieron envueltos en accidentes mortales en 2016 es de 13,6 años, por lo que es bastante fácil sacar una relación entre la edad del vehículo y el número de siniestros graves. A esto hay que añadir la importancia de los factores medioambientales, ya que los coches de más edad son mucho más contaminantes. A día de hoy el parque automovilístico español es de los más envejecidos de la UE, y el más antiguo de los 5 países europeos principales, lo que provoca que un vehículo en circulación de más de 11 años tenga unas emisiones de NOX mucho mayores que uno adquirido actualmente. según la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles (Anfac).

Hoy en día, las técnicas y normativas de reducción de emisiones se centran fundamentalmente en los óxidos de nitrógeno. Es de destacar que la primera norma europea que marca una reducción específica de emisiones de este gas es la Euro III, que entró en vigor en el año 2000. Los coches comercializados anteriormente a esta fecha no estaban obligados a reducir o controlar las emisiones concretas de estos gases. Desde el año 2000 hasta el año 2014, el límite de emisiones para turismos diésel de NOX se ha visto reducido a 0,08, es decir, a un 16% del valor de partida. según datos recogidos por la consultora Eadic.

Además, según un estudio realizado por Acierto.com el 55% de los coches que circulan por las carreteras españolas superan los 100.000 kilómetros. Si englobamos todos los siniestros, la Comisión de Fabricantes de Neumáticos (CFNCC) señala que el 61% de los que se producen en vehículos que superan los diez años están relacionados con el desgaste excesivo de los neumáticos; y que en torno al 23% se traducen en un reventón o en la pérdida de una rueda durante la marcha.

Otro factor importante que influye en el elevado número de accidentes es el estado general del vehículo, y en particular de los neumáticos, Según el estudio de Acierto.com, uno de cada cuatro conductores no revisará su coche antes de salir de viaje este puente. El análisis revela datos inquietantes sobre la atención que prestan los españoles al mantenimiento de sus vehículos.

La investigación también pone de manifiesto que ellas son más precavidas que ellos. De hecho, solo el 22% de las mujeres reconoce que no prepara adecuadamente su coche antes de emprender sus vacaciones o de realizar un desplazamiento largo. El porcentaje asciende hasta el 27% en el caso de los hombres. Pero, ¿por qué actuamos de esta manera? Según el 26,4%, por falta de tiempo. El 19% argumentó que resulta demasiado caro, y el resto alegó otras razones.

Si nos centramos en las revisiones estipuladas por el fabricante, hasta dos de cada cinco españoles admiten no pasarlas. Lo peor del caso es que casi la mitad de ellos solo lo haría si detectara un problema; y que hasta el 18% ignora cuándo realizarlas. «Revisar el vehículo es imprescindible para conocer en qué estado se encuentra el vehículo y prevenir accidentes», comenta Carlos Brüggemann, cofundador de Acierto.com. «El asunto cobra todavía más importancia cuando nos disponemos a emprender un desplazamiento como los que se realizan durante el próximo puente y las Navidades», añade.

Las revisiones no son lo único que pasan por alto muchos conductores, sino que casi el 60% de los automovilistas tampoco cambia sus neumáticos a tiempo: el 46,2% lo hace después de recorrer con ellos más de 50.000 kilómetros, y el 11,7% tras superar los 65.000. Una cifra preocupante si tenemos en cuenta que los expertos establecen el límite para que una rueda continúe siendo eficiente alrededor de los 40.000 kilómetros.

Por supuesto, aquí intervienen otra serie de factores como la edad del neumático, el desgaste al que lo hayamos sometido etcétera. La legislación actual permite una profundidad de dibujo mínima de 1,6 milímetros. Por debajo de ella no solo estaríamos viajando de forma insegura, sino que podrían multarnos y nuestro vehículo no pasaría la ITV.

Lo más conveniente es cambiarlos antes de que lleguen a esta cifra, cuando el dibujo alcanza los tres milímetros de profundidad, principalmente porque con ello reduciremos las posibilidades de sufrir aquaplanning. Desde la Comisión de Fabricantes de Neumáticos (CFNCC) también recomiendan comprobar si los neumáticos tienen la presión adecuada al menos una vez al mes, en frío; y especialmente si vamos a emprender un largo viaje.