Patronal de los concesionarios, recambios y talleres

Lorenzo Vidal de la Peña (Ganvam): «Aún no estamos preparados para la llegada del coche eléctrico»

El nuevo presidente de la patronal prevé centrar su mandato en reforzar el papel de Ganvam como lobby o grupo de presión, y también en crear servicios que generen sinergías con los asociados

Actualizado:

El pasado 10 de octubre fue un día histórico en Ganvam. La Asociación Nacional de Vendedores de vehículos, reparación y recambios celebró las primeras elecciones en sus sesenta años de historia. Tuvieron lugar tras la muerte en el cargo de su anterior presidente, Juan Antonio Sánchez Torres, y certificaron una insólita división entre los que buscaban actualizar las formas y el fondo sin romper con el pasado y los que pedían una renovación aún más profunda para la asociación, que agrupa a cerca de 8.000 afiliados y ha perdido a más de 3.000 en los últimos años. En los comicios se impuso finalmente la candidatura menos rupturista, liderada por Lorenzo Vidal de la Peña, al frente de CEOE Cantabria desde 2015 y empresario con 30 años de experiencia en el sector de la automoción.

El nuevo presidente, que obtuvo el 58% frente a su rival José San José, niega división interna y achaca las fricciones que se hayan podido producir a lo inédito del proceso electoral. «Es lo normal», afirma en una entrevista en la que adelanta que candidatos de la lista contraria se incorporarán en breve a su equipo de gobierno. Asegura sentirse «muy satisfecho» con lo que ha encontrado en Ganvam, aunque considera necesario replantear el papel de la organización ante los nuevos retos que afronta el sector. En particular, el cambio entre la forma de utilizar el automóvil, que poco a poco está pasando de ser una propiedad a un servicio que se disfruta.

Para ello, prevé centrar su mandato en reforzar el papel de Ganvam como lobby o grupo de presión, y también en crear servicios que generen sinergías con los asociados. «Hay un sistema nuevo de movilidad, y todos debemos complementarnos», defiende. «Por un lado deben estar los fabricantes, y por otro los distribuidores, pero todos debemos colaborar juntos», afirma, en una invitación en la que también encuadra a Faconauto, la otra asociación que representanta a los concesionarios, con la que, asegura, «ya he hablado y seguiré hablando».

Restricciones a la circulación

Otros retos tienen que ver con las crecientes restricciones a la circulación de automóviles en ciudades como Madrid y Barcelona, que Vidal de la Peña critica por haberse tomado «al margen del sector». «Desde Ganvam hicimos una propuesta que no ha sido escuchada», lamenta, al tiempo que considera que para resolver el problema «habrá que planificar medidas que vayan más allá de una legislatura» y no afecten solo al automóvil. «No somos los que más contaminamos, pero quizás actuar sobre otros sería más impopular...».

Tampoco se muestra conforme con el recientemente aprobado Plan Movalt. «Es bueno porque fomenta un determinado cambio de uso, pero no va en la línea de las necesidades del sector. Debería ser complementado por un plan de achatarramiento para disminuir la edad del parque, que no para de crecer, con lo que conlleva en emisiones, seguridad, consumos...». El empresario considera que el sector «no está preparado» para la llegada del vehículo eléctrico, «como tampoco lo está la legislación, ni las infraestructuras». Su adopción, considera, «llevará tiempo», y para que se haga de forma exitosa «debería haber un acuerdo entre fabricantes, redes de distribución y administraciones», una necesidad que también extiende al automóvil autoconducido: «Hace falta planificación», afirma.

Nuevas oportunidades

En medio de esta transformación, Vidal de la Peña ve también nuevas oportunidades de negocio, como la que se abre gracias a los datos generados por unos coches cada vez más conectados: «Ahora mismo solo llegan a los fabricantes, o directamente a Google o Apple. Hemos pedido a Bruselas acceso a través de una plataforma común».

El futuro no le preocupa, aunque reconoce que la distribución tendrá que transformarse para no perder músculo. Ni siquiera le inquieta que, pese a dirigir un potente grupo de concesionarios, Vidal de la Peña Automóviles, y presidir ahora a la patronal que los agrupa, hace pocos días un fabricante, Opel, comenzase a vender coches a través de la plataforma Amazon: «La sensación al comprar un coche, el sentimiento... eso no lo podrá dar ningún medio frío y distante», asegura.