Centro logístico de Mikhnevo, una de las paradas del Transiberiano, visitado por ABC - ABC

El largo viaje de tu coche, desde la fábrica hasta el concesionario en el Transiberiano

La marca japonesa Mazda fue el primer fabricante de coches en utilizar este emblemático tren

MoscúActualizado:

El ferrocarril Transiberiano (TSR) atraviesa desde hace más de cien años la descomunal Rusia, de Moscú, casi en el extremo occidental, a Vladivostok, en la otra punta. Para ofrecer una solución al problema del aislamiento que sufría Siberia, lejos y casi incomunicada con el resto del país, el primer tren partió de Moscú el 21 de julio de 1904 y se convirtió en el eje que conectaba la Unión Soviética. Hoy todavía es la vía más larga del mundo con casi 9.300 kilómetros de vía de tren que serpentea por siete franjas horarias distintas, de un continente a otro.

El Transiberiano, además de transportar cada año a millones de pasajeros, se ha convertido en el principal nexo para el transporte de mercancías entre Asia y Europa -hasta 100 millones de toneladas al año entre las que destacan contenedores de carbón y vehículos comerciales-. Países como China, Bielorrusia y Alemania ya han estrechado lazos para poder facilitar el transporte de mercancías a través de esta vía ferroviaria y así ahorrarse menos de la mitad del tiempo que tardarían en barco.

Mazda, el fabricante del coches japonés, con la vista puesta en el mercado ruso, creó Mazda Rusia en el año 2005. Su intención no era otra que la de transportar sus vehículos desde su sede principal en Hiroshima a Moscú -pasando por Brujas, el mar Báltico y el puerto de Ust Luga, cerca de San Petersburgo-, lo que suponía cerca de 45 días de viaje en barco. Un período de tiempo bastante extenso, por lo que la marca japonesa, en una búsqueda por reducir los tiempos de entrega y cubrir la alta demanda de este importante mercado en Rusia (el 70% de los coches vendidos son crossovers), comenzó a realizar pruebas de transporte por la línea ferroviaria del TSR en septiembre de 2007.

Mapa de las rutas empleadas por Mazda
Mapa de las rutas empleadas por Mazda-ABC

Dichas pruebas fueron el resultado de una estrecha colaboración entre los ferrocarriles rusos y el proveedor ferroviario de Mazda RailTransAuto (RTA). Así, a finales de 2008, Mazda anunció el inicio de la utilización de esta línea para el transporte de sus vehículos, lo que la convirtió en el primer fabricante de automóviles que utiliza este emblemático tren de forma regular.

La opción estratégica de recurrir al Transiberiano no tenía desperdicio. Con esta nueva vía, poner los coches en el puerto de Zarubio, próximo a la planta Sollers de Mazda en Vladivostok, era cuestión de dos días de navegación, y en 14 días estaban en la capital rusa gracias a este nuevo medio de transporte. Por lo tanto, utilizar de forma regular el Transiberiano redujo hasta en 30 días los plazos de entrega de vehículos Mazda procedentes de Japón en comparación con la opción del transporte por vía marítima. O lo que es lo mismo: el tiempo de tránsito se vió reducido en casi un 45 por ciento.

La opción estratégica de recurrir al Transiberiano no tenía desperdicio

Pero la marca nipona no solo fue pionera en la utilización de este tren, ya que también participó en el diseño de los vagones destinados a transportarlos. Debido a esto, y a pesar de que en la actualidad son varios los fabricantes que utilizan esta vía, Mazda es el «único operador que sigue manteniendo volumen». Así lo aseguran los encargados de Mazda Rusia.

Recorrido ferroviario

El Transiberiano recorre 9.300 km
El Transiberiano recorre 9.300 km - ABC

Desde este extremo oriental de Rusia, los vehículos transportados cubren una ruta de aproximadamente 9.300 kilómetros, que es la distancia existente entre Zarubino (donde desembarcan los vehículos procedentes de Hiroshima) y Moscú. Los plazos de entrega para la capital rusa son inferiores a 10 días -el mismo tiempo que tarda un tren de pasajeros en cubrir el trayecto-.

Este período se consigue cuando los vehículos son transportados en un tren de bloque (solo contiene vehículos Mazda), pero los centros logísticos utilizan con mayor frecuencia el grupo de vagones ya que, aunque se tarde cuatro días más, se realiza una mayor rotación de vehículos debido a los envíos diarios y no es necesario acumular un gran stock para cargar un tren de bloques.

Los coches viajan en el Transiberiano a un ritmo de 700 kilómetros diarios, bien de forma directa a Moscú o a campas intermediarias dispuestas en otros lugares estratégicos como Novosibirsk, en Siberia, y Ekaterimburgo para entregar dichos vehículos tanto a distribuidores como clientes. «El mínimo que deben recorrer son 500 kilómetros diarios», destacan los responsables de la instalación logística de Mikhnevo durante la visita de ABC cuando la temperatura es de menos dos grados.

Los coches viajan en el TSR a un ritmo de 700 kilómetros diarios

Pero en Rusia las condiciones meteorológicas extremas no importan. «Da igual la estación del año que sea o lo elevado que esté el nivel de nieve, el Transiberiano nunca interrumpe su trabajo», añaden. Finalmente, una vez que llegan a su destino, cada unidad es sometida a una exhaustiva inspección para asegurar el cumplimiento de los altos niveles de calidad de Mazda.

Producción propia

Tres años después, en 2011, Mazda firmó un principio de acuerdo con OJSC Sollers con el objetivo de establecer una planta de producción en Rusia. Sollers es una de las compañías de automoción líderes en Rusia, implicada tanto en el proceso de producción, como de distribución y posventa de vehículos. La factoría fruto de esta joint-venture, situada en Vladivostok, el distrito más oriental de Rusia, comenzó finalmente su actividad en septiembre de 2012. En ella se ensamblan y salen dos de los modelos más vendidos de la gama que van destinados al mercado local, en concreto el Mazda CX-5 y el Mazda6.

Ensamblaje en Vladivostok
Ensamblaje en Vladivostok - ABC

«Los aranceles son demasiado altos, un 20% del valor del vehículo, por lo tanto, todas las marcas nos hemos visto en la necesidad de construir plantas de ensamblaje», detallan en Mikhnevo a ABC. Además, como el volumen de producción ha cedido los 130.000 vehículos desde 2012, hace poco más de un año, se firmó un contrato de inversión entre Mazda Sollers y el gobierno ruso según el cual se construirá una planta de construcción de motores de cara a 2019. De esta forma, «es muy probable que Vladivostosk llegue a construir sus propios vehículos», aseguran.

Asimismo, desde este mismo año, el Transiberiano se utiliza para el transporte de vehículos Mazda importados (Mazda3 y CX-9) desde la terminal Beloostrov hasta los concesionarios en Ural y Siberia. Estos modelos llegan por barco al puerto de San Petersburgo y son enviados a Beloostrov en camiones, donde se cargan en vagones y se envían a través de la línea ferroviaria.