Motor - Reportajes

Honda recrea el misterioso geoglifo de Nazca

El dibujo, realizado en una superficie de 601.195 metros cuadrados, ha sido grabado en vídeo

Los geoglifos son obras de arte de gran tamaño que se construyen en las planicies y que pueden verse en su totalidad sólo desde puntos altos. Uno de los más famosos del mundo, denominado geoglifo Hummingbird y situado en el desierto de Nazca, ha sido recreado por Honda gracias a la tecnología GPS, un imponente programa informático, y su deportivo NSX.

Esta hazaña ha sido grabada en un vídeo que se ha estrenado en el Gran Premio de Japón de F1 2016, en el Circuito de Suzuka, el domingo 9 de octubre.

Los geoglifos de las Líneas de Nazca en Perú, creados entre los años 500 aC y 500 dC, se forman desde zanjas poco profundas, donde una capa superior de pequeñas piedras deja paso a una capa de tierra más clara. Con el tiempo, la tierra expuesta crea una capa protectora que protege las líneas dibujadas, previniendo la distorsión o la erosión.

Mientras que el Hummingbird mide aproximadamente 93 metros de largo, Honda ha maximizado el dibujo de la tierra con un diseño final que es diez veces más grande que el tamaño real, con 965 metros de un extremo a otro. Para reproducir las Líneas de Nazca se usó una imagen de alta resolución para trazar y digitalizar el Colibrí y convertirlo en un conjunto de coordenadas con una precisión de tres metros.

La complejidad del diseño incluye más de 30 curvas cerradas, por lo que la tecnología Sport Hybrid SH-AWD ha sido crucial para alcanzar la precisión necesaria que ha permitido recrear el movimiento de la tierra. Los dos motores eléctricos que impulsan el eje delantero permiten al NSX ejecutar giros muy cerrados, frenando con las ruedas interiores en plena curva mientras que las ruedas exteriores aumentan la sensación de tracción en la aceleración.

Recrear el geoglifo ha supuesto un gran esfuerzo del equipo japonés y estadounidense de Honda. Este equipo ha incluido un mapa GPS de alta precisión y ha instalado una pantalla para que el conductor del NSX pueda seguir de manera precisa el diseño. Mientras el automóvil acelera a lo largo de la ruta prevista, la señal que emite el GPS es rastreada y se emite en tiempo real a través del monitor, revelando al equipo la gigantesca obra de arte de 601.195 metros cuadrados.

El reto tuvo lugar en las salinas de ‘El Mirage’ en California, EEUU, que se convirtió en un lienzo en blanco para la ocasión, mientras drones de alta tecnología y grúas de grabación captaron el espectáculo en vídeo.

El NSX es la máxima representación del rendimiento y la innovación técnica de Honda. La excepcionalidad del nuevo NSX se consigue gracias a su unidad de potencia híbrida con tracción en las cuatro ruedas y maniobrabilidad superior (SH-AWD), el primer sistema de este tipo en un superdeportivo. La respuesta se amplía con el rendimiento de la unidad de doble motor (TMU), con dos motores eléctricos que accionan de forma independiente las ruedas delanteras izquierda y derecha.

El sofisticado conjunto propulsor Sport Hybrid SH-AWD es el primero de este tipo en el segmento de los superdeportivos. El resultado es un superdeportivo que responde de forma directa a las interacciones del conductor —ya sea acelerar, frenar o girar— con una respuesta rápida e instantánea, un gran reto para los ingenieros de la marca.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios