No solo el hielo y la nieve resultan peligrosos en esta época
No solo el hielo y la nieve resultan peligrosos en esta época - ABC

Las hojas en el asfalto, más peligrosas de lo que te imaginas

Pueden alargar la frenada o provocar derrapes, sin olvidar que algunas zonas de muchos árboles hasta pueden tapar algunas irregularidades en el asfalto

MadridActualizado:

El invierno puede sorprendernos con paisajes únicos provocados por la caída de las hojas de los árboles o por las primeras nevadas. No obstante, cuando alguno de estos elementos se acumulan en la carretera, debemos prestar especial atención y aumentar la precaución al volante. Y es que cualquiera de estos fenómenos adversos reducen considerablemente el agarre.

Pero no solo el hielo y la nieve resultan peligrosos en esta época. Y es que puede parecer una tontería, pero las hojas secas en el asfalto son un peligro, y más si cabe si estas están mojadas. Por lo tanto, si circula por zonas boscosas o simplemente por zonas arboladas -incluso en ciudad-, debemos «prestar atención a la presencia de hojas caídas sobre la calzada». Así lo manifiestan desde la Dirección General de Tráfico.

Cuando llueve, retienen el agua y pueden ser tan deslizantes como el hielo si frenas sobre ellas. Puede alargar la frenada o provocar derrapes, sin olvidar que algunas zonas de muchos árboles hasta pueden tapar algunas irregularidades en el asfalto, baches, dificultad para ver los límites de la vía e incluso la percepción de su anchura.

«Las hojas pueden producir un peligroso deslizamiento de nuestros neumáticos. Es necesario evitar pasar por encima y, si es inevitable, debemos disminuir considerablemente la velocidad», indica Jorge Ortega, responsable técnico del Área de prevención y seguridad vial de Fundación Mapfre.

Pero este elemento de la naturaleza no solo podría provocar un accidente, si no que si dejamos que las hojas «reposen» demasiado tiempo sobre la carrocería de nuestro vehículo, acabarán dejando manchas que no podemos eliminar. Incluso pueden favorecer a que aparezca la corrosión. Aunque, por suerte, ante esto, la solución es sencilla: mantener limpio nuestro coche o ponerlo a cubierto.

Es necesario limpiar las hojas que hayan caído sobre el coche
Es necesario limpiar las hojas que hayan caído sobre el coche-ABC

«Las hojas son elementos corrosivos. Es cierto que, en la actualidad, los coches están preparados para prever estos agentes, pero cuando circulemos por una carretera con hojas, es conveniente limpiar bien el vehículo para eliminar los restos y así evitar que puedan producir óxido», añade Ortega. Incluso, y otro interesante consejo es que, al final de cada trayecto, es necesario limpiar las hojas que hayan caído sobre el coche para que no se acumulen y atasquen conductos.

Evitar un accidente

De esta manera, es necesario tener especial cuidado en carretera y también en ciudad. Desde la DGT recomiendan seguir varios consejos para evitar el aquaplaning que puede sufrir nuestro coche de entrar en contacto con las hojas:

-Mantén una velocidad segura. Cuando conduce excesivamente rápido, el aquaplaning es más probable que ocurra.

-Baja las velocidades cuando hay que esperar grandes charcos de agua.

-Asegúrate de que sus neumáticos se mantienen en buenas condiciones.

-Conduce por donde circulan los vehículos precedentes.

-Para evitar colisiones, mantén una distancia de seguridad al vehículo enfrente.

-Si el coche llegara a patinar, sujeta firmemente el volante, no realices movimientos bruscos, no frene y levante suavemente el pie del acelerador.

ABC

Asimismo, es importante saber que «en suelo deslizante, mejor no cargar mucho el coche». Así lo expresan desde la DGT. Los vehículos, cuanto más ligeros, menos se agarran al asfalto y antes se produce el aquaplaning. Para evitarlo, añada unos kilos de seguridad llevando el depósito de combustible lleno; además dispondrá de mayor autonomía si se queda bloqueado. Pero no olvide que, con más peso, tardará más en detenerse.