Francia prohíbe usar el teléfono en el coche incluso estando parado

Una sentencia del Tribunal de Casación del país galo dictamina que usar el teléfono mientras se conduce es punible, tanto si el automóvil se está moviendo como si no

Actualizado:

Usar el teléfono dentro del coche en Francia es sancionable, tanto si el vehículo se mueve como si no. Así lo ha dictaminado una sentencia del Tribunal de Casación del país galo, que establece que un conductor puede ser multado si tiene el teléfono en la mano, independientemente de su estado de circulación.

En concreto, el Tribunal de Casación considera que un vehículo estacionado en la vía pública con el motor parado puede considerarse «todavía en circulación», por lo que el conductor podrá ser sancionado con 135 euros y tres puntos del carnet.

Las únicas excepciones, según recoge el diario «Le Figaró», es que el conductor aún no haya salido del área de estacionamiento, o que vaya a emplear el teléfono para avisar de algún problema mecánico o médico.

El pasado mes de enero, el Gobierno galo ya anunció su intención de endurecer de las sanciones de quienes usen los teléfonos móviles al volante a los que se les podrá retirar el permiso de conducir en caso de que cometan una infracción que ponga en peligro a otras personas.