Motor - Reportajes

Formación para acabar con la siniestralidad vial escolar

El 13% de los atropellos en España son a menores de 14 años

El 32% de los atropellos a niños entre 0 y 14 años responde a una infracción cometida por el menor o el adulto que lo acompaña y sucede en zonas cercanas a centros escolares

La infracción más común de los niños es irrumpir en la calzada o cruzar de forma indebida

Formación para acabar con la siniestralidad vial escolar

La vuelta al cole obliga a valorar sobre cómo llevamos a nuestros hijos a sus centros educativos. Y es que en España muchos padres no cumplen con las normas de circulación a la hora de acercar a los hijos a los puntos escolares, incumpliendo sistemáticamente conceptos básicos de Seguridad Vial.

Uno de los accidentes más comunes en menores de 14 años es el atropello en las zonas escolares por aparcar en doble fila y hacer bajar a los más pequeños por la calzada. También por cruzar por zonas no habilitadas para peatones. Hay que recordar que el 13% de los atropellos en España es a niños menores de 14 años, el 90% en zonas urbanas, en días laborales y cerca de los centros escolares.

Más preocupante si cabe es, para Formaster, que el 32% de los niños atropellados cometían una infracción de tráfico (ellos o sus acompañantes) En 2014 hubo 539 niños atropellados por culpa de una infracción del peatón, el 46% por irrumpir en la calzada o realizar un cruce indebido. Alarmante porque, además, a esas edades suelen ir acompañados de adultos, y la infracción, por ello, también es culpa de ellos.

Los chavales también cruzan el semáforo en rojo (6,6% de los menores de 14 años víctimas de atropello) o están en la calzada de forma antirreglamentaria, principalmente saliendo de coches en doble fila.

Por eso la importancia de formarles adecuadamente en Seguridad Vial. Y es que una de las formas de aprendizaje de los niños es por imitación de sus padres, “En 2014 hubo 495 atropellos a menos de 14 años en las vías urbanas de España mientras cometían una infracción de tráfico y en la totalidad de estas infracciones iban acompañados por un adulto. Esto es lo preocupante, la educación vial que damos a nuestros hijos y familiares. El niño aprende lo que ve, y si cometemos infracciones cuando les acompañamos en un futuro también las cometerán”, asegura Anselmo Murado, presidente de Formaster.

En conjunto, se imparten menos de 10 horas anuales de educación vial en los colegios y no siempre en todos los cursos, cuando tendría que ser obligatoria para todos los ciclos educativos, desde primaria hasta Bachillerato, e impartida por expertos en Seguridad Vial.

La Educación Vial en las escuelas en España y dentro de la LOMCE (Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa) se enmarca en los contenidos de “Valores sociales y cívicos” en educación primaria (en primero y tercero), no como temario propio sino como valor a respetar en nuestra sociedad, diluyendo el conocimiento de señales y comportamientos como peatones a un tema menor dentro de la asignatura. El niño debe conocer las señales, su comportamiento en la vía, sus deberes y obligaciones como peatón y futuro conductor, o como ciclista, señalan desde Formaster. “La educación vial es, antes que nada, una educación en valores y de civismo que debe aprender el niño gracias al comportamiento y práctica de la gente que, sobre todo, le rodea (padres, familiares, profesores…). Hay que recordar todos que la Educación Vial que demos a nuestros hijos hoy se convertirá en civismo y seguridad mañana”, comenta Murado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios