Motor - Reportajes

Estos son los errores que cometemos cuando estamos en un atasco

Aunque siempre se recomienda mantener la calma, los nervios suelen ser los mayores causantes de accidentes

Estos son los errores que cometemos cuando estamos en un atasco

Una gran ciudad en hora punta. No queda más remedio que coger el coche. Nos exponemos a quedar atrapados en uno de los innumerables atascos que día a día se registran en toda España. Al margen de cómo se generan los atascos, una vez metidos en uno de ellos el nerviosismo de los conductores se convierte en uno de los mayores factores de riesgo a la hora de sufir un accidente.

Intentar mantener la calma es una recomendación fácil de decir pero dificil de cumplkir, por eso, desde Wazypark han elaborado una serie de recomendaciones en las que explican los errores que podemos y debemos evitar cuando nos vemos atrapados en una gran aglomeración de coches.

La primera de ellas es la de evitar cambiar de carril, por mucho que parezca que el de nuestra derecha o izquierda circula más rápido. Esta duda y las ansias nos llevan a cambiar constantemente, y provoca que, lejos de mejorar, el atasco se complique cada vez más. Tampoco debes olvidar, que corres el riesgo de quedarte parado en medio de dos carriles generando una mayor retención impidiendo al resto que avancen.

La solución en estos casos es permanecer en el mismo carril y evitar los desplazamientos de los que hablamos. De este modo, te aseguras una conducción prudente, relajada (dentro de lo que cabe) y ante todo eficiente y colaborativa.

Mantener la distancia de seguridad es el segundo de los puntos que debemos tener en cuenta, ya demás es una asignatura pendiente para muchos conductores españoles. Respetar esta distancia es de vital importancia y cuando estás envuelto en un atasco lo es aún más. Por desgracia, en estas situaciones lo normal es que nadie las respete, dando lugar a cientos de pequeños impactos que tienden a empeorar la retención.

Durante las retenciones, los conductores y las condiciones son completamente imprevisibles, tan rápido puedes volver a circular con normalidad como puedes estar parado media hora. Por eso, te aconsejamos que respetes en la medida de lo posible esta distancia.

Señaliza las maniobras, ya que en muchas ocasiones, con tanto cambio de carril, la mayoría de los conductores se olvidan de poner el intermitente cuando van a realizar un desplazamiento , una incorporación o una salida de la vía. El hecho de circular a escasa velocidad genera en nosotros la falsa idea de no tener que señalizar nuestros desplazamientos, pero hay que recordar siempre que losintermitentes son imprescindibles, no importa la situación en la que nos encontremos. Debes tener siempre presente la idea de que son la forma que tiene el conductor de comunicarse con el resto de coches. Por lo que, cada uno de tus desplazamientos debe ir con su debida señalización.

También hay que tener en cuenta que el vehículo también se resiente en este tipo de situaciones. El principal afectado es el embrague. Al estar constantemente presionándolo para llevar a cabo los pequeños desplazamientos, sufre un desgaste prematuro.

El consejo es que lo intentes pisar lo menos posible, accionandolo únicamente cuando sea necesario y poniendo la palanca de cambios en punto muerto cuando estamos detenidos. De esta manera, nuestro embrague sufrirá menos.

Finalmente, hay que recordar que las prisas nunca son buenas. La tensión y los nervios que generan afectan directamente a la conducción. Por lo que no te preocupes en esos momentos por llegar tarde al trabajo o por no llegar a la cita que tenías entre manos, todo puede esperar menos tu seguridad al volante.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios