Top

Motor - Reportajes

Así eran los coches más populares en los años 70

Los modelos que motorizaron a los españoles carecían totalmente de elementos tecnológicos que hoy en día consideramos indispensables

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
Navegue usando los números

Del Renault 12 al Mégane

Las dimensiones y características del Renault 12, o R12, que llegó a exportarse a Estados Unidos, le hacían rivalizar con el SEAT 124. Un éxito derivó en parte de su reputación francesa, de la que se pensaba aparejaba mayores calidad y fiabilidad. Y eso que el R12 era tan español como el 124: lo fabricaba FASA en Valladolid.

Presentado en 1970 en el Salón de Barcelona, llevaba motor de gasolina 1.3 de 57 CV. Luego añadiría la versión 12 S con carburador Weber-Brssel y 68 CV; iba mejor equipada.

En 1976 renovó calandra y añadió la versión TS, subida hasta los 70 CV con su mecánica de gasolina de 4 cilindros y 1,4 litros.

Dos años después, la producción de los TS y TS familiar se trasladaría a Palencia, donde también se fabricó su sucesor, el Renault 18. El R12 alcanzaría hasta 1982, desde 1980 con la declinación GTL familiar, de 60 CV. En total, salieron de las fábricas 455.392 unidades.

El presente del Renault 12 sería un modelo tipo Renault Mégane, sobre todo con la carrocería sedán que pronto llegará a nuestro mercado. Por encima del 12 llegaron a venderse los Renault 20 y 30, de escaso éxito comercial en nuestro mercado pero que sí funcionaron bien en Francia. Estos vehículos, dotados de portón trasero y herederos del R16, se equipararían al actual tope de gama Talisman.

SEAT 124, un gran salto para las familias medias

Derivado del Fiat 124, el SEAT 124 se fabricó en Zona Franca (Barcelona) y en Lanbaden (Pamplona), de 1968 a 1980. Encarnó un salto cualitativo en la movilidad patria, dejando a un lado los 600, 850 y 1500. Frente a ellos encarnaba una opción más moderna y potente. Se vendió como berlina de 4 puertas, familiar (bajo estas líneas) de 5 y hasta coupé, con distintos acabados y motores.

En origen contaba con motores de gasolina 1.2 y 1.4, a los que luego añadiría los biárbol de 1,6 y 1,8 litros, procedentes del tope de marca 132.

La última evolución de 1975 dio lugar a la unificación de gama en torno al 124 D, que llegó a contar con propulsor de 1919 cc (versión 2000), como en los también SEAT 131, 132 y los Lancia Beta españoles.

El 1.2 daba 60 CV, sumaba 4 cilindros y carburador de doble cuerpo. En 1973, el 124 LS subía fuerza a 65 CV, mientras que la mecánica de 1.438 cc erogaba 70 CV (se reservó al 1430), hasta con mejores acabados. Ya con 75 CV, se incorporó al 124 a partir de 1975 en el 124 D Especial-1430.

Con motor biárbol, creado por por Aurelio Lampredi y responsable de muchos éxitos de Ferrari, se batió con victorias en competición con código interno FL.

En España el SEAT 124 siguió comercializándose hasta 1975, coincidiendo en el tiempo con el 131. Le relevó el Ritmo, fabricado desde 1979. Hoy sería un Toledo, clónico del Skoda Rapid, con el que comparte línea de fabricación en la República Checa.

Simca 1200, precursor del Peugeot 308

El Simca 1.200, o Simca 1.100 en el resto de Europa, se vendió entre 1967 y 1982 por la división Simca de Chrysler Europe, luego Talbot; fue reemplazado por el Horizon y en 1975 recibió el permio al Coche del Año en España.

Equipaba motor de gasolina tipo 315, con variantes de 944, 1.118, 1.204 y 1.294 cc. El segundo llegó a 1,2 litros en 1969 y daría lugar al Simca 1204, que recaló en Ingalterra e incluso en Estados Unidos.

Era un modelo de 5 puertas, sumado el portón trasero, pero también se comercializó en carrocería familiar, con la trasera más angulosa para ganar capacidad de carga, e incluso como coupé (al final de estas líneas, en rojo).

Hubo versiones de caja semiautomática de 3 velocidades, con embrague de activación electrónica. La versión 1100 presentaba una configuración transversal revolucionaria, con el motor a un lado y la transmisión al otro.

En 1968, la producción llegó a 138.242 vehículos, y su máximo fue en 1973, con casi 300.000 vehículos. Llegó hasta 1985 y se fabricó en Suecia, en la madrileña planta de Villaverde (originalmente propiedad de Barreiros Diesel)...

Su historia acabó con la compra de Peugeot al grupo Talbot-Chrisler Europa. Su actual alter ego sería, entonces, el Peugeot 308, «Coche del Año en Europa» en 2014.

Hay 308 de 3 y 4 cilindros de hasta de 200 CV en versión GTi. El modelo básico de gasolina se puede adquirir desde unos 15.600 euros.

Citroën GS, entre el C4 y el C5

Fiel a su diseño y tecnología rompedores, Citroën lanzó la berlina GS en 1971., aunque a España no llegó hasta 1973.

Se fabricó en la planta de Vigo, con piezas procedentes de Francia, sobre todo para la exportación. En nuestro país se vendía con motor de gasolina bóxer (cilindros opuestos) de 1.222 cc. El coche supuso un salto exponencial frente a los populares 2CV y Dyane, era aerodinámico y presumía de una sorprendende suspensión hidroneumática, con diferentes posiciones de altura.

En 1976 llegó GS Palas, con más lujo y confort, y en 1978 el GS-X2, con parachoques en plástico negro y 68 CV.

Un año más tarde, el GS se transforma en GSA (debajo, de color marrón metalizado), fabricado hasta 1986. Añadía portón trasero, frenos de disco servoasistidos y dirección de cremallera.

El tándem GS/GSA sería relevado por el no menos innovador BX. Más tarde, y como modelos compcatos, debutarían los Xsara y, en la actualidad, el más convencional C4. Al escalón superior llegarón, primero, el Xantia, y más tarde la saga C5.

Por dimensiones y concepto, el GS estaría enclavado entre unos y otros. Por cierto, como muestra la imágen sobre estas líneas la gama también contó con una variante de carrocería familiar, de formas más rectangualres en la zaga para ganar capacidad de cara, pero de escasa penetración en nuestro mercado, aunqu muy popular, por ejemplo, en el francés.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada
publicidad

comentarios