Demostrado: las columnas de los aparcamientos se mueven solas

Uno de los percances más frecuentes que causan desperfectos en los coches son los roces con estos elementos arquitectónicos

MADRIDActualizado:

Uno de los accidentes leves más frecuentes son los roces con las columnas de los aparcamientos, que causan desperfectos en los coches que solo son cubiertos por las pólizas de seguro a todo riesgo, y, dependiendo de la gravedad del destrozo, en fución de la posible franquicia.

La compañía noruega de seguros de automóviles DNB quiere promocionar la cobertura para este tipo de percances, para lo cual no se le ocurrió mejor idea que demostrar que, tal y como sospechan muchos conductores, las columnas se mueven solas. Para ello construyeron una una columna teledirigida, lista para gastar una divertida broma a los conductores más desprevenidos.

Se estima que 6 de cada 10 conductores no está contento con su aseguradora, tal y como se recoge de una encuesta realizada por Wazypark. A la hora de estudiar la aseguradora y las coberturas que más convienen a cada conductor, lo mejor es seguir las siguientes recomendaciones:

1. Compara ofertas: usar una herramienta de comparación es una forma sencilla y rápida de ahorrar en el seguro de coche, pues en menos de cinco minutos, y contestando a unas preguntas, puedes conocer las características y precios de los seguros de las principales compañías. Comparar ofertas puede ahorrar una media de 120 euros al año.

2. Analiza qué protección necesita tu vehículo: antes de elegir seguro de coche reflexiona sobre tus necesidades y qué coberturas necesitas. Evita contratar aquello no es imprescindible. Por ejemplo, si tu coche tiene años y aparca en garaje, podrás prescindir de la cobertura de robo y optar por un seguro a terceros básico.

3. Ten en cuenta tus hábitos de conducción: no hay que descuidar coberturas y servicios que resultarán importantes en el futuro y que, de no contratarlos, podrías tener que asumir un coste mayor. Por ejemplo, si eres autónomo o comercial y utilizas tu vehículo para tu actividad profesional, será imprescindible que el seguro incluya vehículo de sustitución en caso de avería.

4. Valora el coste de los extras: el valor de tu vehículo influye en el precio que pagarás por el seguro. Por ello, si decides añadir extras al coche que no vienen de serie, es probable que el coste del seguro aumente. Así, antes de incorporar un equipo de música o techo solar, valora lo que supondrá en el coste de tu prima y si realmente merece la pena.

5. Reduce el riesgo para ajustar la prima: si tu coche se aparca en lugar seguro, el riesgo de robo será menor y, por tanto, será posible reducir el coste del seguro de coche. Las compañías calculan el precio de la prima de coche según el riesgo de siniestro que se prevé que tendrá cada conductor. Por ello, cuanto más limpio esté tu historial de siniestralidad menor será el riesgo que asume la compañía al asegurarte y, por tanto, más barato será tu seguro de coche. Lo mismo en el caso de las multas; si no has sido multado se entiende que eres un conductor respetuoso con las normas de circulación y, por tanto, más seguro.

6. Ojo con la renovación: el seguro de coche es un contrato anual, por lo que una vez que abones la prima tendrás un año de servicio de la compañía. Cuando se acerque la fecha de vencimiento, compara ofertas con tiempo suficiente para cancelar el contrato en caso de encontrar un seguro mejor. Para hacerlo sin problemas, debes comunicar la baja a tu aseguradora al menos dos meses antes de la fecha de vencimiento.

7. Analiza si es necesario añadir un conductor ocasional: para evitar problemas en caso de siniestro, lo mejor es especificar si los conductores serán más de uno. Por lo general, añadir un conductor ocasional en la póliza no varía mucho el coste, salvo que éste sea joven o novel. Este tipo de conductores tiene un perfil mayor de riesgo y, por tanto, tu aseguradora considerará que su inclusión eleva las probabilidades de sufrir un siniestro, con la consiguiente subida de la prima. Por ello, valora si es necesario incluir un conductor ocasional y el coste que puede suponer.

8. Consulta las ofertas de las compañías: si quieres contratar un seguro de coche al mejor precio, atento a las promociones de las compañías. Las ofertas como el 3x2 en seguros al contratar varios productos con la misma aseguradora o descuentos si algún familiar ya es cliente son algunos ejemplos de las campañas habituales que suelen lanzar. Si ya eres cliente de la aseguradora con la que quieres contratar tu póliza en otros ramos —seguro de salud o de hogar—, consulta si existen ofertas especiales: muchas aseguradoras intentan fidelizar a sus clientes con ventajas de este tipo.

9. Cuidado con la potencia del vehículo: si aún no has comprado coche, ten en cuenta que cuanto mayor sea la potencia del vehículo más caro será el seguro, pues las compañías lo asocian a un mayor riesgo en carretera. Lo conveniente es que antes de decidirte por tu modelo analices cuál será el coste de la prima. Recuerda que deberás pagarla cada año y que unos euros más, a la larga, pueden sumar mucho dinero.

10. Contrata una franquicia: si el coche a asegurar es nuevo o tiene pocos años, es recomendable optar por un seguro a todo riesgo que te indemnice por su valor en caso de robo. Pero el coste de estos seguros suele ser elevado. Una buena forma de ahorrar es contratar un seguro a todo riesgo con franquicia, mediante el cual el asegurado se compromete a pagar parte de la reparación en caso de siniestro. Por ejemplo, si contratas un seguro a todo riesgo con franquicia de 300 euros, en caso de accidente tendremos que pagar esos primeros 300 euros y la compañía se hará cargo del resto. Esta fórmula permite reducir el coste anual de la prima y, si somos buenos conductores, ahorrar.

11. Cuidado con fraccionar el pago: en algunas compañías fraccionar el pago de la prima conlleva un coste, por lo que antes de optar por esta modalidad consulta con tu aseguradora las condiciones.

12. Seguros de pago por uso: los conductores que utilizan muy poco su coche o cumplen con una serie de requisitos muy concretos pueden encontrar ofertas interesantes entre los seguros de pago por uso. Estas pólizas calculan la prima en función de los hábitos de conducción del tomador, como las horas a las que realiza sus recorridos, el tipo de carretera o la velocidad a la que circula. Si coges poco el coche puedes encontrar ahorros en estos seguros, pero si se exceden los km estipulados, se conduce de noche o por vías poco seguras estos productos no resultan tan atractivos.