Motor - Reportajes

Decora fácilmente las llantas a base de vinilo

Se trata de un sencillo y barato tratamiento que podemos llevar a cabo por nuestra cuenta, y que además es reversible

Los cada vez más de moda tonos mate de carrocería también ha llegado a las llantas de los coches. La mayoría de las que se ven por la calle están pintadas así en origen, en fábrica, pero redecorarlas por nuestra cuenta no es caro ni complicado, gracias al vinilo líquido.

Este elemento permite pintar casi cualquier pieza del vehículo, ofreciendo un aspecto moderno y rejuvenecido que, sin ir más lejos, oculta arañazos y otros desperfectos superficiales. La inversión por llanta oscila entre 10 y 20 euros, y se aplica mediante spray en poco más de una hora.

Además, se puede eliminar en cualquier momento para devolver la rueda a su estado original o cambiarla nuevamente de color. Y es que la aplicación genera una película plástica que se puede retirar fácilmente tirando de ella.

El vinilo líquido en spray es fácil de localizar en grandes superficies especializadas o a través de Internet. Entre las marcas relevantes destacamos FullDip (en el vídeo sobre estas líneas) y Montana.

Se aplica con toda sencillez, una vez dejamos bien limpia la superficie de la llanta a tratar con alcohol y papel de cocina, y luego se deja secar. Ojo, hay que tapar con plástico o cinta de carrocero todo aquello que no queramos pintar: neumático, válvula, emblemas o logos...

Por ello, conviene sacar primero la rueda de su sitio. Después se aplica una primera capa dejándola reposar por espacio de 15 ó 20 minutos, antes de añadir una segunda capa (hasta 5 para lograr el resultado esperado y una longevidad adecuada).

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios