Consejos para conducir con mal tiempo

La llegada de la lluvia y el frío nos obliga a extremar las precauciones ya revistar los principales elementos de seguridad del coche

MADRIDActualizado:

Las altas temperaturas y la ausencia de lluvias han caracterizado a estos últimos meses del año 2017, con un verano que se ha resistido a abandonar gran parte de la geografía española. Al margen de algunos temporales de lluvia y viento, el otoño ha dejado unas muy buenas condiciones meteorológicas para conducir, aunque ya ebtrados en el mes de noviembre, las lluvias están haciendo acto de presencia, tal y como era de esperar.

Llega el mal llamado «mal tiempo», ya que en numerosas localidades se esperaba hace ya bastante tiempo un alivio en cuanto a temperaturas y sobre todo pluviosidad. Pero la buena noticia de la llegada de las precipitaciones nos obiga a tomar ciertas precauciones a la hora de coger el coche.

Antes de emprender un viaje conviene consultar la información meteorológica a través de organismos como la AEMET, que ofrecen datos actualizados sobre el tiempo y nos permiten diseñar una ruta adecuada, o incluso, si es necesario, suspender el viaje previsto.

Pero además, según las recomendaciones del blog de Catalana Occidente, tenemos que adaptar nuestra conducción y, en especial, la velocidad a las condiciones de la vía. Es evidente que el estado del firme y la visibilidad empeorarán con el mal tiempo, por lo que lo primero que debemos hacer es circular a una menor velocidad y con mayor cuidado. Aumentemos la distancia de seguridad, ya que las frenadas pueden no ser igual de efectivas.

Como la visibilidad disminuye, especialmente tras el cambio de hora, conviene encender las luces oportunas, para ver y ser vistos. Tengamos un especial cuidado con el polvo húmedo que se crea en el firme tras los primeros momentos lluviosos, ya que es extremadamente resbaladizo.

Ante unas condiciones adversas el coche tiene que encontrarse en perfecto estado de revista. Una visita al taller antes de las estaciones otoñales e invernales permite realizar las reparaciones pertinentes y, por ejemplo, tener los líquidos importantes del coche en sus niveles oportunos.

Un correcto mantenimiento de las lunas y los parabrisas es esencial para mejorar nuestra visibilidad cuando el tiempo no nos acompaña.

También es muy importante comprobar el dibujo y la presión de los neumáticos, pues, si están en mal estado, podemos experimentar el peligroso aquaplaning.