El Congreso pide legalizar e impulsar el coche autónomo en España

La Cámara Baja aboga, a petición del PP, por reducir las barreras legales e insta al Gobierno a fomentar que la industria española se reconvierta para producir vehículos autoconducidos

Actualizado:

El Pleno del Congreso de los Diputados ha instado este martes al Gobierno a aplicar los cambios legislativos necesarios para legalizar el uso de vehículos autónomos en España y fomentar que la industria española se reconvierta para producir vehículos autoconducidos y sus componentes en los próximos años.

A propuesta del PP, la Cámara Baja ha aprobado con 317 votos a favor y 3 abstenciones una proposición no de ley para reducir las barreras legales, así como promover el desarrollo y uso de este tipo de vehículos a través de una regulación específica que acabe con las lagunas legales que plantea la introducción en circulación del vehículo autónomo.

Actualmente la legislación aún no autoriza su uso a particulares. Únicamente fabricantes, universidades y consorcios pueden realizar pruebas específicas en determinadas vías, como la que se realizó en 2015 PSA con un coche que circuló de forma autónoma entre Vigo y Madrid.

Por este motivo, el Congreso ha reclamado un nuevo marco legal para antes de 2018 que «siente las bases» para que los primeros coches 100% autónomos sean completamente seguros y puedan circular libremente.

El Grupo Parlamentario Popular, por boca de su portavoz adjunto Teodoro García, definió el vehículo autónomo como «un automóvil robótico, sin conductor, que se adapta a las circunstancias de la vía -límites de velocidad, peatones, obstáculos, condiciones climatológicas...-», y aseguró que «permite relegar la figura del conductor a un mero pasajero, cuya función es comunicar la dirección a la que se quiere llegar».

Este nuevo automóvil, a juicio del PP, «va a marcar un punto de inflexión en la industria de la automoción», y ya son «multitud» las empresas que compiten por fabricarlo, aunque deberán lidiar con los «obstáculos tecnológicos, la rentabilidad y la asequibilidad para el gran público».

Por ello, García reclamó trabajar «mano a mano» con el Gobierno «para asegurar el liderazgo mundial en la incorporación del vehículo autónomo a las carreteras» y que va a marcar «un punto de inflexión» en la industria de la automoción.

En este sentido, García recordó que la DGT se ha comprometido a elaborar antes de que acabe la legislatura un nuevo Plan Estratégico del Vehículo del siglo XXI «para tratar la llegada del coche autónomo a las carreteras españolas, así como el coche conectado».

Paralelamente, los populares pidieron impulsar el desarrollo de «un ecosistema de pymes altamente innovadoras» asociadas al sector del automóvil y a la creación de empleo de calidad. Además, también demandaron el desarrollo de medidas que faciliten la transmisión de la industria española del automóvil hacia las necesidades del vehículo autónomo. Con ello, pretenden fomentar la creación de puestos de trabajo de alto nivel, como ingenieros de software y sensores y expertos en big data.

La propuesta contó con el visto bueno de PP, PSOE, C's, Podemos, PNV, Compromís y Foro Asturias. No obstante, los socialistas y ciudadanos criticaron la falta de concrección de algunos puntos, y Compromís y el PSOE pidieron que el plan se acompañe con un paquete de medidas para fomentar la automoción eléctrica

Precisamente este martes la agencia de calificación crediticia S&P ha destacado que la conducción autónoma tendrá en los próximos años un efecto «menos disruptivo» sobre la industria de la automoción que la electrificación debido a la necesidad de avanzar en la regulación.