Motor - Reportajes

Confirmado, los mayores de 65 no son un peligro al volante

Según un estudio elaborado por la Fundación Línea Directa, los conductores de la tercera tienen una tasa de accidentalidad cuatro veces menor que la de los más jóvenes

Confirmado, los mayores de 65 no son un peligro al volante

Hoy en día existen multitud de tópicos como, por ejemplo, que las personas mayores de 65 años son un peligro al volante o conducen peor que los más jóvenes. De hecho, es normal responsabilizar a la edad del conductor cuando un vehículo circula más lento que el resto, y escuchar frases como «qué peligro tienen los mayores» o «no están ya para conducir» cuando se les adelanta. Pero, ¿son realmente tan peligrosos los mayores de 65 años cuando se ponen al volante o es un prejuicio injustificado del resto de automovilistas?

Teniendo en cuenta la pirámide de población española, con un 18% de personas mayores de 65 años y 3,5 millones de conductores por encima de esta edad, la Fundación Línea Directa, en colaboración con FESVIAL y Centro Zaragoza, ha presentado esta mañana el estudio «Mayores de 65 años al volante: ¿peligro real o mito social?». Para ello, ha tomado como referencia la Base Estadística de Accidentes de la DGT entre los años 2009 y 2014, que registra la edad de los conductores involucrados en los incidentes.

Según los datos obtenidos en la elaboración del estudio se desprende que los conductores de la tercera edad no son un peligro en las carreteras. Es más, su tasa de accidentalidad es 4 veces menor que la de los menores de 25 años y menos de la mitad que la de los conductores entre 35 y 44 años. Esto ocurre porque respetan más los límites de velocidad, no son agresivos en la conducción y aceptan mucho mejor sus propias limitaciones (auditivas y visuales, sobre todo), motivo por el que recorren menos kilómetros y evitan conducir por la noche.

Sin embargo, no todo son buenas noticias para este colectivo, ya que, en caso de accidente, la mortalidad y la gravedad en las lesiones de los conductores más veteranos son muy superiores a la media. En este sentido, la mortalidad de los mayores de 65 años es 2,5 veces mayor que la del resto de conductores y tienen un 9% más de probabilidades de resultar heridos graves tras una colisión. Los motivos son claros: mayor debilidad física, la tipología de los accidentes que sufren, que suelen ser salidas de la vía, y que, por norma general, conducen vehículos con una edad superior a los 10 años. Además, la tendencia no parece favorecerles, ya que mientras que el número de conductores muertos en accidente de tráfico entre 2009 y 2014 se redujo en un 62% entre el colectivo de 25 a 34 años y en un 67% en los menores de 25 años, el número de mayores de 65 años fallecidos aumentóun 5% en el mismo periodo.

El estudio también ofrece una radiografía con los accidentes más habituales que sufren los mayores de 65 años, que suelen producirse con turismos (73%) y en carreteras convencionales (44,7%). En cuanto al género, los hombres presentan el doble de accidentalidad que las mujeres, una constante que parece habitual independientemente de la edad de los conductores. Las maniobras más críticas para este colectivo suelen serlas intersecciones, las incorporaciones y los giros a la izquierda.

Respecto a la temporalidad, los viernes, el mes de julio y la franja horaria que va desde las 10 a las 14 horas, son los momentos con más riesgo para estos automovilistas. Según el lugar de residencia, Galicia, Castilla y León y Comunidad Valenciana son las Comunidades Autónomas en las que los mayores superan ampliamente la accidentalidad del resto de conductores, mientras que en Madrid y Andalucía tienen menor proporción de accidentes que los demás automovilistas.

Como es un hecho que los españoles desconfían generalmente de la capacidad de los mayores cuando se ponen al volante, la Fundación Línea Directa ha entrevistado a 1.700 conductores para conocer exactamente qué percepción tienen sobre esta problemática. Las conclusiones son rotundas: el 40% asegura haber vivido situaciones de riesgo en la carretera que atribuyen a los mayores, el 29,5% los califica como «peligrosos», el 17% retiraría el carné a sus propios familiares mayores y el 3,3% de los entrevistados prohibiría conducir a partir de los 65 años.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios