ABC

Cómo actuar en el caso de que la Guardia Civil te ordene pararte

La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil ha elaborado un vídeo explicando cómo debemos actuar ante una orden de detención, que se puede dar por muchos y variados motivos

MadridActualizado:

Uno de los instrumentos más eficaces en la lucha contra la siniestralidad es la vigilancia, regulación y control que realiza la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en carretera. Pero es también una de las medidas más temidas, ya que aunque el conductor no haya cometido una infracción, para la mayoría resulta inevitable ponerse nervioso. Para evitarlo o para saber cómo actuar en el caso de que te ordenen pararte, la DGT ha publicado en su página de YouTube un vídeo que han elaborado los miembros de esta agrupación con varias instrucciones:

La DGT se plantea, en primer lugar, velar siempre por la seguridad de los agentes, adoptando las medidas de seguridad más adecuadas, y que se realicen de forma visible para reforzar su carácter preventivo. Y es que la Guardia Civil puede darnos el alto por muchos y variados motivos.

Si la orden de la Guardia Civil de detención del vehículo es dada mientras circulamos, irá acompañada de parpadeos de luces rojas, junto a las luces azules características. Si no estamos cometiendo ninguna infracción grave, no encenderán la sirena. En el caso de que sólo encendiesen las luces azules, sin acompañarlas de las rojas, la Guardia Civil no nos está ordenando el alto. Al contrario, nos piden paso porque tienen que atender una emergencia.

En el momento en el que tengamos claras las intenciones de la Guardia Civil, desde Multayuda recomiendan «no posponer lo inevitable y detenerse». Habrá que hacerlo en el lado derecho de la vía, tras poner los intermitentes, y buscando una salida o un arcén suficientemente ancho. Una vez hayas encontrado un sitio seguro, detente. Los agentes detendrán su coche detrás del tuyo, para garantizar tu seguridad, ya que su vehículo es más visible, por lo que se reducirá el riesgo de accidente.

Tomadas las medidas de seguridad necesarias, un Guardia Civil se aproximará a tu vehículo por el lado derecho del coche, informando del motivo por el que te han detenido. Una vez la Guardia Civil te haya comunicado el motivo de la detención y éste se haya solucionado, deberás seguir sus instrucciones. Así, cuando te indiquen que te reincorpores, hazlo como ellos te digan. Primero se aproximarán ellos a la vía, para que tú les sigas.