RACC

Los coches alemanes y japoneses son los que menos se averían

Entre las averías más comunes en los coches viejos destaca el desgaste de la correa de distribución, el embrague, frenos y anclajes de los cinturones de seguridad

MADRIDActualizado:

Los fallos eléctricos son los principales casos de avería de un automóvil, con un 19% del total de casos. Le siguen los problemas en el sistema de frenos y en la electrónica del motor, con un 8%.

Los automóviles de las firmas japonesas y alemanas son los que menos averías sufren en un año, excluyendo las causadas por accidentes, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ha valorado más de 76.000 opiniones de usuarios belgas, españoles, franceses, italianos y portugueses.

No obstante, advierte de que un coche caro no es más fiable que uno de una marca generalista, ya que entre los automóviles más resistentes se encuentran los de la propia Toyota, Mitsubishi, Kia o Subaru. Según la OCU, entre las marcas menos fiables también hay marcas de lujo, como Land Rover o Saab.

Por su parte, entre las marcas más proclives a las averías, el organismo señala a las que integran el grupo italoestadounidense Fiat Chrysler Automobiles (FCA), como son Dodge y Chrysler, que ya arrastraban "malos resultados" de clasificaciones anteriores.

Pese a que los modelos propulsados por diésel continúan siendo los más vendidos, la OCU explica que tanto los automóviles que montan motores de gasolina como los híbridos son "un poco" más fiables.

OCU
OCU

En concreto, en lo alto de la clasificación de fiabilidad realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios aparecen dos modelos de Toyota de propulsión híbrida, el Yaris (versión de 2014) y el Auris (versión de 2015). Por el contrario, el Hyundai i40 (versión de 2011) y el Fiat Croma SW (versión de 2007), ambos impulsados por diésel, son los peor valorados.

Según un estudio de Autingo, siete de cada diez fallos mecánicos se produce en coches con más de 10 años, de los cuales un 57% ronda entre los 10 y 15 años.

Las consecuencias de este envejecimiento son negativas porque se corre mayor riesgo de sufrir accidentes, se multiplican las emisiones contaminantes al medioambiente y, además, perjudica al bolsillo de los conductores.

el 70% de las averías presupuestadas afecta a vehículos con más de diez años, de los cuales un 57% ronda entre los 10 y 15 años, mientras que un 34% tiene entre 16 y 20 años y un 9% cuenta con más de 20 años. “El desgaste por uso a lo largo de los años trae consigo averías de lo más normales para un vehículo que va quedando anticuado, pero en ocasiones no llevar a cabo el mantenimiento adecuado conlleva a la aparición de averías que pueden agravar aún más la situación y poner en riesgo la seguridad al volante”, señala Pedro Sanz, director general de Autingo.