El coche autónomo de Jaguar Land Rover sale a las carreteras

Son las primeras pruebas en carreteras urbanas de vehículos conectados realizadas en Reino Unido

MADRIDActualizado:

Tras la fase de ensayos en circuitos Jaguar Land Rover da un paso más en la puesta en marcha de sus vehículos autónomos y conectados. La firma británica ha decidido sacar sus coches a las carreteras del Reino Unido para realizar pruebas en entornos reales, acercándose un poco más a su objetivo de ver un vehículo inteligente convertido en realidad.

Como parte del proyecto UK Autodrive, dotado de un presupuesto de 20 millones de libras, Jaguar Land Rover está testando una serie de tecnologías desarrolladas gracias a la investigación que permitirán a los vehículos comunicarse entre sí e interactuar con la infraestructura de carretera, como los semáforos situados en las vías de Coventry. Mediante estas pruebas se analizará cómo pueden reproducir los futuros vehículos autónomos y conectados el comportamiento y las reacciones humanas durante la conducción.

Jaguar Land Rover está desarrollando tecnologías tanto para vehículos completamente autónomos como semiautónomos, con el objetivo de poder ofrecer a sus clientes la opción de conducción participativa o autónoma, manteniendo al mismo tiempo una experiencia de conducción segura y placentera. La idea es que los vehículos autónomos sean viables con todas las condiciones meteorológicas y en cualquier entorno de conducción de la vida real, tanto dentro como fuera de las carreteras.

Con el inicio de estas pruebas, Coventry se une al exclusivo grupo de 12 ciudades de todo el mundo que están realizando pruebas en vías abiertas al tráfico general.

UK Autodrive es el mayor de los tres consorcios concebidos para fomentar la introducción de vehículos autónomos en Reino Unido. La iniciativa está ayudando a convertir a Reino Unido en el núcleo global de la investigación, el desarrollo y la integración en la sociedad de los vehículos autónomos y conectados. El consorcio ha probado ya las tecnologías fruto de estas investigaciones en entornos de pista cerrada, de modo que el comienzo de las pruebas en carreteras reales es el siguiente paso para convertirlas en realidad. Las pruebas continuarán a lo largo de 2018.