Motor - Reportajes

Citroën ya tiene casi listo su próxima fiera del asfalto, el C3 R5

Tras un año de investigación, cálculos y trabajo de diseño, Citroën Racing ha llevado a cabo esta semana los primeros test del C3 R5

Todavía camuflado, el Citroën C3 R5 ha iniciado sus primeros kilómetros de pruebas
Todavía camuflado, el Citroën C3 R5 ha iniciado sus primeros kilómetros de pruebas

Aunque no son las fieras del WRC, el Campeonato del Mundo de Rallies, la categoría R5 depara muy buenos momentos y sirve para que pilotos y equipos privados se inicien en el mundial con un coche de muchas garantías y a un coste sensiblemente menor. Hay quien incluso los denomina los “mini-WRC” porque al igual que estos, disponen de cuatro ruedas motrices, un evolucionado motor turbo de 1.6 litros de inyección directa que genera alrededor de 280CV y una caja de cambios automática de uso secuencial, entre otros elementos.

Así, han conseguido un éxito que debe a su atractivo universal: los R5 compiten en WRC 2, en el ERC y en la mayoría de los campeonatos nacionales.

Citroën Racing, el C3 R5, estará pronto listo para debutar en competición.

“Estamos alcanzando un hito importante esta semana con las primeras pruebas de desarrollo del coche, que ya está cerca de presentarse”, comenta Yves Matton, director de Citroën Racing Team. “Las especificaciones dadas a los equipos técnicos son claras: queremos que el Citroën C3 R5 establezca nuevos estándares en la categoría en términos de rendimiento, fiabilidad y con costes operativos controlados. Con el fin de crear un producto totalmente nuevo, hemos utilizado toda la experiencia de Citroën Racing en el WRC, añadiendo las contribuciones de los principales proveedores técnicos como Sadev para la transmisión y Reiger para los sistemas de suspensión. Nuestros pilotos oficiales también participarán en el desarrollo del coche: Stéphane Lefebvre y Craig Breen lo condujeron en la primera sesión junto con Yoann Bonato, actual líder del Campeonato de Rallyes de Francia”.

Los trabajos de diseño del Citroën C3 R5 comenzaron hace un año. Además del trabajo realizado en la oficina de diseño y cálculo, la mayoría de los componentes mecánicos han sido probados en condiciones reales, en muletos pilotados desde comienzos de 2017.

“Tras las primeras pruebas del coche completo, estamos ya muy cerca de la versión que se ofrecerá a los clientes. Estas pruebas se llevan a cabo en tierra en un terreno suficientemente variado para poner a prueba la robustez del coche y comenzar la puesta a punto de los reglajes básicos”, explicó Pierre Budar, Director de Desarrollo de Vehículos Carreras Cliente. “Hay un vínculo directo entre el C3 R5 y el C3 WRC: por ejemplo, el arco de seguridad de los dos coches fue diseñado por el mismo ingeniero. Se han cambiado algunas cosas adaptándolas a las exigencias del reglamento y a una producción en serie a pequeña escala. Al mismo tiempo el motor se ha desarrollado internamente a partir de la base proveniente de serie, que ofrece el mejor potencial en términos de rendimiento y fiabilidad. También hemos trabajado en colaboración con los mejores suministradores. El conjunto tiene que ser un producto homogéneo capaz de responder a las exigencias de los clientes que escogerán el Citroën C3 R5 “.

Después de esta primera serie de pruebas, Citroën Racing continuará el desarrollo del C3 R5 tanto en tierra como en asfalto, con la colaboración de pilotos con estilos diferentes para llegar a hacer un producto polivalente. La homologació ante la FIA se realizará en 2018.

Toda la actualidad en portada

comentarios