Motor - Reportajes

Cinco errores «de manual» al comprar usado

Enamorarse de lo primero que se ve, exceder un determinado presupuesto o no comprobar el estado del vehículo, entre los fallos más comunes

Cinco errores «de manual» al comprar usado

Adquirir un vehículo, nuevo o de ocasión, no debe tomarse a la ligera. Es una decisión importante y onerosa que nos acompañará durante años.

De ahí, y como resaltan desde Das WeltAuto, conviene no precipitarse y sí tomarse con calma la compra, estudiar bien las opciones, tener claro nuestras necesidades particulares y evitar incurrir en algunos de estos errores:

1. Pensar que todos los combustibles son iguales. Lo lógico es hacerse con el combustible según el uso que se vaya a dar al nuevo vehículo de ocasión. Si usas el coche a diario o con bastante frecuencia, sobre todo por autopistas o autovías, un diésel será casi con seguridad la alternativa. Si por el contrario harás desplazamientos esporádicos, cortos y principalmente por ciudad, tu coche deberá ser de gasolina.

Hay que tener en cuenta el estilo de conducción a la hora de elegir el tipo de combustible: para ir a velocidades altas es mejor un diésel, pero para estirar marchas, siempre dentro de los límites y con precaución, un modelo de gasolina será más adecuado.

2. No analizar tus necesidades. Es difícil decir que no a un 'flechazo', pero si no cubre tus necesidades se convertirá en un gran error. Hay muchos tipos de vehículos: berlinas, monovolumen, utilitarios, todocamino… Cada uno para una necesidad distinta. Si viajas de manera habitual con la familia necesitarás un coche de maletero amplio, como un monovolumen o un SUV. Si por el contrario te mueves por ciudad y necesitas algo pequeño que se aparque fácilmente, deberás optar por un utilitario de los segmentos A o B. Es decir, no debes adaptar tu vida al coche sino elegir el coche que más se adapte a ti.

3. No probar el automóvil que vas a comprar. Para estar 100% seguro de que el modelo que vas a comprar se ajusta a tus gustos y necesidades como conductor, es imprescindible que lo pruebes. Tómate tu tiempo, da unas vueltas con él combinando, a ser posible, tramos de carretera y ciudad, comprueba su manejabilidad, su confort… y en lo posible decide sobre seguro.

4. Exceder el presupuesto. Elegir un coche que no puedes permitirte, tarde o temprano acarreará problemas financieros. Aunque es casi imposible no sentirse tentado por la gran oferta de vehículos de ocasión, lo mejor es marcarse un precio máximo y valorar solo las opciones que queden dentro. Usa buscadores online para seleccionar las propuestas de ocasión ajustadas a tu presupuesto. Valora entregar tu antiguo vehículo como forma de pago en la operación.

5. No examinar el vehículo en el momento de la entrega. Hacer un rápido repaso a tu coche nuevo no te llevará mucho tiempo y te permitirá comprobar que todo esté en orden para evitar sorpresas al llegar a casa.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios