Así han cambiado los coches en 60 años

Del primer cinturón de seguridad a las modernas asistencias a la conducción

MADRIDActualizado:

La mayor parte de los conductores se han acostumbrado ya a los modernos sitemas de asistencia a la conducción, o al uso de navegadores GPS. Y si echamos un vistazo atrás en el tiempo, seguramente serán también bastantes los conductores que recuerdan cuándo aparecieron los primeros cinturones de seguridad, cuándo se hicieron obligatorios, la llegada de la dirección asistida y de los «airbags».

Puede parecer una eternidad, pero en realidad no han pasado mucho más de sesenta años. La prueba la tenemos con la comparativa entre dos coches de tamaño similar, dos vehículos urbanos y a la vez polivalente, pero de épocas distintas. Se trata del SEAT Mii y el 600, que este año cumple su 60 aniversario. Juntos repasamos sus singularidades y las 6 grandes diferencias entre dos épocas y dos maneras de conducir:

1. El triple de capacidad del maletero: El espacio no era un impedimento para que familias de cinco personas, con el equipaje necesario para un mes, tomaran rumbo a algún destino. Ubicado en la parte delantera, la capacidad del maletero del 600 era de 68,5 litros. Aunque el tamaño del Mii es similar, su maletero es tres veces más grande, con 238 litros en total, y se encuentra en la parte trasera como en la mayoría de los coches actuales.

2. Puertas que se abrían al revés: Una de las singularidades de este coche de los años 50 es que, en sus primeras versiones, las puertas se abrían al revés; es decir, hacia adelante. Otra de las características de este modelo son sus asientos, similares a los de un sofá por su diseño y tapizado.

3. De no llevar cinturón a los sistemas de seguridad más avanzados: Los primeros 600 no llevaban cinturón ni reposacabezas, de modo que el asiento sólo cubría el 40% del cuerpo. El Mii, en cambio, no sólo incorpora estos dos elementos, sino que cuenta con cuatro airbags y los sistemas y asistentes de seguridad más avanzados como, por ejemplo, el de frenada en ciudad, que detecta obstáculos automáticamente para evitar colisiones. Impensable hace más de medio siglo.

4. Girar el volante, cuestión de fuerza: Aparcar era una cuestión de fuerza al volante de un 600. Una manera de entrar en calor, también en verano, cuando la única forma de refrescarse era bajar todas las ventanillas y dejar que corriera el aire. La dirección asistida electrohidráulica del Mii permite, en cambio, que los movimientos sean suaves y ágiles, y el sistema de climatización hace que la conducción sea mucho más agradable y cómoda.

5. De 40 a 16 horas para fabricarlo: Del “Pelotilla”, como popularmente se le llamaba, se llegaron a producir 800.000 unidades entre 1957 y 1973. Ante el auge de la demanda de este modelo, en 1958 la producción se multiplicó por seis. Para fabricar uno de estos vehículos se empleaban más de 40 horas, mientras que para el Mii o cualquier modelo actual se necesitan 16 horas de media, a pesar de ser mucho más complejos.

6. Del coche que puso a un país sobre ruedas a un coche para el día a día: Lanzado en 1957, el SEAT 600 supuso la llegada masiva de los turismos a España y cambió por completo la movilidad de la clase media, permitiendo a familias enteras irse de vacaciones. Por su parte, el SEAT Mii, nace en 2011 como un vehículo urbano capaz de afrontar también un largo viaje, consumiendo casi la mitad que su antecesor: de sus 4 ,5 l/100 km de media a entre 7’8 y 8 l/100 km del ‘Pelotilla’.