Motor - Reportajes

Aplicaciones exclusivas para el navegador del coche

Gracias a sistemas como Mirror Link, Android Auto y Apple Car Play, ya es posible manejar el teléfono móvil, y todas sus funcionalidades, desde la consola central de los vehículos

Aplicaciones exclusivas para el navegador del coche

En la era de la información estar conectado se ha convertido en «asunto de Estado» para las personas. En este sentido, los smartphones, las tablets, los relojes inteligentes y otros dispositivos ofrecen la posibilidad de vivir en un estado de conexión permanente con la red, algo de lo que hoy en día casi nadie puede prescindir. Ni siquiera cuando se realizan actividades como conducir, que en teoría debería acaparar toda la atención para evitar distracciones que puedan producir un accidente. Por este motivo, la tecnología, que ha generado esta dependencia del entorno virtual en los individuos, evoluciona constantemente. Además, con el desarrollo de nuevas aplicaciones, se ofrecen interesantes soluciones para la población como poder manipular el teléfono móvil desde el navegador del vehículo.

Así, las principales compañías tecnológicas como Apple y Google apuestan por sistemas que permiten utilizar sus aplicaciones desde la consola central del coche: Apple Car Play y Android Auto. Se trata de protocolos de comunicación –también denominados estándares de interoperatividad– que permiten conectar el sistema multimedia del coche con el smartphone y que la pantalla de este esté disponible con todas sus funcionalidades, siempre y cuando el vehículo sea compatible con estos sistemas. Esto permite manejar determinadas aplicaciones de cada sistema operativo, y las propias de los fabricantes, desde la pantalla táctil del navegador, los mandos del volante o el control por voz del coche. Sin embargo, existe otra opción que, además de conectar teléfonos con sistema operativo iOS o Android, también es compatible con más de 1.400 modelos de smartphone y permite utilizar las aplicaciones instaladas.

Se trata de Mirror Link y está disponible desde el año 2011. Una tecnología de código abierto desarrollada por el «Connected Car Consortium», integrado por el 80% de fabricantes de coches. Además, es compatible con los sistemas de infoentretenimiento de la gran mayoría de vehículos y determina qué aplicaciones pueden usarse en marcha y cuáles no. Esto es algo importante, ya que solo están disponibles las apps que se consideran seguras.

Aprovechando las ventajas que ofrecen estas plataformas, las principales firmas automovilísticas están desarrollando aplicaciones propias para manejar directamente desde el coche cuando esté en marcha. Una solución que ofrece la posibilidad de controlar determinados aspectos del vehículo y que pretende convertir al navegador en el copiloto perfecto. Un paso más en el desafío de conseguir que la tecnología y el automovilismo se combinen para hacer de la conducción una experiencia entretenida y segura.

Apps solo para coches

Son varias las marcas que ya tienen aplicaciones específicas para utilizar desde el navegador de sus vehículos. Por ejemplo Seat, una de las primeras marcas que apostó por la integración del smartphone en sus modelos, acaba de lanzar DriveApp. Una aplicación que permite a los conductores conocer, en tiempo real, todo tipo de detalles del estado del vehículo como el nivel de presión de los neumáticos o el calendario de revisiones. Además ofrece información adicional como las ofertas disponibles en los concesionarios que se encuentren en los alrededores del coche.

Por su parte, el grupo BMW tiene disponible Life360 en sus servicios BMW ConnectedDrive y MINI Connected. Una aplicación que permite crear grupos familiares o de amigos para comunicarse con facilidad. La integración de Life360 permite que el sistema de navegación del coche guíe al conductor hasta la localización de algún miembro de uno de sus grupos y mantener conversaciones a través de la misma aplicación. También hay otras aplicaciones como BMW Connected app y MINI Connected app que ofrecen distintos servicios de conectividad, o MINI Connected XL Journey Mate, una especie de guía de viajes que informa sobre el estado del tráfico, las condiciones climatológicas o la disponibilidad de aparcamientos en destino.

El fabricante alemán Porsche también tiene su aplicación. Se trata de App Connect, que simplifica la planificación de viajes transfiriendo al navegador los datos almacenados en el smartphone, así como el calendario y servicios de música en streaming. Una peculiaridad de Porsche es que incluye un compartimento para el teléfono en la consola central que optimiza la calidad de recepción de la señal y reduce el consumo de batería.

Estas son algunas de las apps que ya están disponibles para ser utilizadas a través de Appel Car Play y Android Auto en el navegador del coche, pero seguro que el resto de marcas no tardan mucho en lanzar las suyas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios