efe

Acusan a fabricantes alemanes de experimentar con seres humanos y monos para probar las emisiones de sus coches

Ha sido el presidente del Consejo de Supervisión de Volkswagen quien ha criticado estos supuestos experimentos: «Me distancio con total determinación de este tipo de prácticas. Estos experimentos no son de ningún modo comprensibles»

Frankfurt/BerlínActualizado:

La industria automovilística alemana está bajo sospecha de haber financiado experimentos en los que se hizo inhalar gases emitidos por motores diésel a monos y a seres humanos con el propósito de determinar los efectos que estos tienen sobre el sistema respiratorio y sobre la circulación sanguínea, según informaciones de varios medios alemanes. De hecho, ha sido el presidente del Consejo de Supervisión de Volkswagen (VW), Hans Dieter Pötsch, quien ha criticado esta mañana, lunes 29 de enero, estos supuestos experimentos.

«En nombre del conjunto del Consejo de Supervisión me distancio con total determinación de este tipo de prácticas», ha asegurado Pötsch desde la sede de Volkswagen en Wolfsburg y ha considerado que esos experimentos «no son de ningún modo comprensibles». Asimismo, ha señalado que esas prácticas «deben ser aclaradas completamente y sin reservas». Además, ha aclarado que el Consejo de Supervisión se ocupará del asunto: «Haré todo lo que esté en mi mano para que esos sucesos se investiguen completamente» y ha añadido que, sea quien sea el responsable, «tendrá por supuesto que rendir cuentas de ello».

Varios medios alemanes, entre ellos el «Stuttgarter Zeitung» y el «Süddeutsche Zeitung», son los que han manifestado que fabricantes de la industria automovilística alemana, liderados por Vokswagen, habrían financiado dichos experimentos que involucran a monos e incluso seres humanos.

Los experimentos habrían sido encargados por la Asociación Europea de Estudios sobre la Salud y el Medio Ambiente en el Transporte (EUGT, por sus siglas en alemán), entidad fundada por los consorcios automovilísticos Volkswagen, Daimler y BMW.

Responsabilidades

El Gobierno alemán, en la conferencia de prensa habitual de portavoces, ha criticado duramente los experimentos y ha destacado que los mismos no tenían ninguna justificación ética ni científica. «Esos experimentos no tienen ninguna justificación ética ni científica y obliga a formular preguntas críticas a todos los responsables», ha indicado el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert.

«Lo que tienen que hacer los fabricantes de automóviles con las emisiones es reducirlas y no pretender demostrar que no son dañinas con ayuda de experimentos con monos y hasta con seres humanos», ha añadido. Es más, los experimentos se realizaron en 2015 y un directivo de VW, actualmente detenido en EEUU por el escándalo de manipulación de datos de emisiones, habría llevado personalmente un VW Beatle al laboratorio.

Y, de hecho, fue ese escarabajo y diez monos, los utilizados para «limpiar» la evidencia sobre los efectos nocivos del escape diesel en la salud humana. Para ello, los científicos de un laboratorio de Albuquerque llevaron a cabo un experimento inusual: diez monos se sentaron en cámaras herméticas observando dibujos animados mientras inhalaban los vapores de un Volkswagen Beetle diesel.

Aunque, lo que no se sabía, es que los científicos estadounidenses le realizaron la prueba a un escarabajo proporcionado por Volkswagen que ya había sido manipulado para producir niveles de contaminación que eran mucho menos dañinos en el laboratorio que en el camino.