Motor - Pruebas

El Volkswagen e-Golf

El Golf más ecológico

La mejor opción para la ciudad
La mejor opción para la ciudad

Ahora que se complica la circulación en ciudad, debido a la contaminación que producen entre otros culpables los coches, una posibilidad real si no vamos a viajar mucho por carretera o el uso es por los alrededores de la ciudad es un coche como el Volkswagene-Golf, un eléctrico 100% que no emite ningún tipo de contaminante.

Eso sí, la opción del e-Golf, como otros eléctricos, es cara si únicamente miramos el precio de compra. En cambio, si analizamos otros factores como el agrado de conducción sin ruidos, el coste por kilovatio/ kilómetro que vamos a pagar, la posibilidad de circular por la ciudad con las condiciones de contaminación más altas sin restricciones y el coste nulo de aparcar o el bien que le vamos a hacer a nuestro medio ambiente, entonces puede no ser una opción tan cara.

Un Golf cualquiera

Exteriormente es un Golf normal salvo que en lugar de una boca para el combustible tenemos un enchufe para recargar las baterías y el maletero ha visto reducido su volumen hasta los 341 litros. Pero si tenemos en cuenta que es un coche básicamente ciudadano, ese espacio es suficiente para la compra de una semana, por ejemplo.

Nada salvo el logotipo y pequeños detalles en azul distinguen al e-Golf de sus hermanos
Nada salvo el logotipo y pequeños detalles en azul distinguen al e-Golf de sus hermanos

En cuanto al interior, el e-Golf que hemos probado venía muy equipado con unos asientos casi más cómodos que los de sus hermanos (porque van situados algo más altos), una tapicería de piel muy agradable y prácticamente todos los elementos de seguridad disponibles en la gama. A destacar el sistema de ayuda al mantenimiento en el carril que es probablemente el mejor de la industria del automóvil y el sistema de control de crucero con radar qué, además, nos ayudará a una conducción más eficiente. Y desde luego con el espacio interior exactamente igual al de cualquier Golf y con espacio para llevar cinco pasajeros.

A los mandos

El e-Golf se conduce con una facilidad que si no estamos acostumbrados resulta cuando menos extraña. No hace ningún ruido salvo una vez en carretera por el viento, pero ninguno mecánico. Además, como todos los eléctricos, no dispone de una caja de cambios convencional sino una automática más que sencilla. Una velocidad para circular hacia delante y la misma pero invirtiendo el sentido del motor para ir marcha atrás.

La información que ofrece el e-Golf es muy completa
La información que ofrece el e-Golf es muy completa

Eso si, el e-Golf dispone en la misma palanca del cambio de varias posiciones para ayudar a retener el coche más o menos y en función del tipo de retención recargar también más o menos las baterías. Una opción que una vez cogido el truco prácticamente elimina el uso del freno (por tanto un ahorro importante de costes en pastillas de freno).

115 caballos

El e-Golf ofrece de salida 115 CV y una autonomía de alrededor de 150 km en el modo Normal, pero en busca de la mayor eficiencia dispone de tres modos de uso. Éste primero Normal, un segundo modo Eco que reduce la potencia del sistema hasta los 95 caballos y amplía la autonomía hasta los 170km o el modo Eco+ que reduce aún más a potencia (a 75 caballos) pero nos da, si la usamos con las baterías a tope, hasta 190 kilómetros. Y 75 caballos son más que suficientes para moverse por ciudad. Eso si, en este modo elimina el uso del climatizador por lo que en verano no es muy recomendable.

De esta forma conducir el e-Golf requiere de un pequeño periodo de adaptación para conocer los distintos modos que podemos utilizar en nuestra conducción diaria para ahorrar la mayor energía posible y ampliar nuestra autonomía. Pero una vez cogido, como decíamos anteriormente, el truco, proporciona un placer difícil de transmitir. Si necesitamos potencia y adelantar y no tenemos problemas con la autonomía acelera que da gusto pues la respuesta al pisotón al acelerador es contundente y muy lineal.

La recarga

En 12 horas podemos recargar las baterías en el enchufe de casa
En 12 horas podemos recargar las baterías en el enchufe de casa

El e-Golf se puede recargar en cualquier enchufe de casa o el garaje y necesitará dependiendo del estado en que empecemos a cargarlo de hasta doce horas más o menos, pero la marca recomienda ponerlo a cargar siempre que podamos por lo que difícilmente lo tendremos tanto tiempo cargando si hacemos un uso normal de él. Según todos los estudios europeos sobre el uso del coche, los europeos no realizamos más de 50 kilómetros diarios, por lo que con una pequeña recarga diaria tendremos suficiente para movernos con total seguridad.

El coste de uso dependerá de si tenemos un tipo de tarifa especial o no pero los 100 kilómetros pueden salir por alrededor de los 2,50 o 3 euros. Y para manejarnos mejor Volkswagen pone a disposición de sus poseedores una app desde la que conocer cuanta carga nos queda, programar cuando empezar a recargar, por ejemplo la hora en que entra la tarifa eléctrica más barata o precalentar o enfriar el coche mientras se está cargando para salir de casa sin tener que usar la batería.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios