Motor - Pruebas

Probamos el Volkswagen Tiguan Sport 2.0 TDI 4Motion 190CV DSG

El SUV medio de Volkswagen supera con nota todas las expectativas

El nuevo Volkswagen Tiguan es más estilizado y proporcionado
El nuevo Volkswagen Tiguan es más estilizado y proporcionado

Aunque la primera versión del Volkswagen Tiguan llegó a vender más de 2.8 millones de unidades siempre fue un coche con cierta falta de carisma. Era redondito, estaba bien acabado y era capaz, pero le faltaba algo de gancho estético. No era un coche que llamase la atención a su paso.

Ahora, con la versión alargada para SUVs de la nueva plataforma MQB ha resuelto el problema estético con una imagen, que por un lado recuerda a su hermano mayor el Touareg, y por otro le da un aire más asentado, más terminado, y más proporcionado.

Además, con la nueva plataforma -más grande- ha crecido en tamaño y aunque en pocos coches tres pasajeros adultos viajan holgadamente en la parte trasera ahora si hay más espacio gracias entre otros a que la batalla ha crecido 77mm y otros 30mm de ancho.

Al igual que el maletero que resulta muy amplio con 520 litros o si desplazamos la banqueta trasera los 180mm posibles aumentar hasta los 615 y con unas formas bien aprovechables. Dos cifras que ya si son importantes en un coche familiar de estas características.

A los mandos

En el nuevo Tiguan todos los mandos están a mano
En el nuevo Tiguan todos los mandos están a mano

El nuevo Tiguan resulta cómodo y fácil de conducir con una visión bastante amplia de lo que ocurre a nuestro alrededor. Además, este nuevo Tiguan parece menos austero de lo que suelen ser los Volkswagen. Y con motivo del lanzamiento Volkswagen España regala en estos momentos un paquete que incluye el Radionavegador Discover Media con una suficiente pantalla de 8 pulgadas, el sistema de conectividad App-Connect, unos prácticos faros delanteros LED -mejoran la visión por la noche-, la más que práctica cámara de marcha atrás "Rear Assist", y un asistente de aparcamiento para aquellos que fallan a la hora de aparcar -aunque debemos encontrar un sitio más grande de lo necesario para que aparque solo-.

Al volante como ya he comentado la postura con los asientos eléctricos opcionales resulta muy cómodo y es fácil hacer muchos kilómetros sin fatigarse. Y si como en este caso contamos con la ayuda inestimable de la caja de cambios de doble embrague DSG de 7 velocidades que responde siempre con rapidez a nuestros requerimientos, conducir se convierte en un grato placer.

En carretra se muestra ágil y divertido y en el campo capaz
En carretra se muestra ágil y divertido y en el campo capaz

En cuanto a la conectividad el nuevo Tiguan viene con todo lo necesario como los últimos sistemas de conectividad Mirror Link, Apple Car Play y Google Android Auto para conectar nuestro móvil al coche y utilizar las Apps disponibles.

Además, en el salpicadero y como opción, el Tiguan que hemos probado disponía del magnífico Volkswagen Digital Cockpit, el cuadro de relojes digital en lugar de los tradicionales relojes y que en este caso viene con funciones específicas para el uso off-road. O también el Area View, un conjunto de cuatro cámaras alrededor del coche que nos permiten aparcar con una visión completa de nuestro entorno y en el campo saber por dónde pisamos.

2.0 TDI 4Motion 190CV DSG 7 vel.

La versión que hemos probado no es la más potente pero casi. Con 190 caballos aún hay un motor diésel con 240 caballos más potente pero este resultará suficiente para la gran mayoría. Es un motor enérgico si le pisamos con decisión, que sube de vueltas con alegría pero tranquilo y silencioso si no necesitamos de toda la potencia. Los consumos en ese caso se quedan en alrededor de los 7 litros y si le apuramos entonces sube hasta los 9,5 pero hay que recordar que la versión que hemos probado traía la tracción permanente 4Motion que a cambio de la seguridad que proporciona y las capacidades todo terreno siempre eleva los consumos.

4Motion Active Control

El mando 4Motion facilita las escapadas al campo
El mando 4Motion facilita las escapadas al campo

La nueva tracción 4Motion con Active Control es una vuelta de tuerca al sistema de 4 ruedas motrices que utilizan otros modelos de la marca y con la que mediante una rueda en la consola central podemos elegir entre una conducción por carretera, sobre nieve u otros dos modos para el off-road más campero. Uno automático y otro denominado Individual. Además de, como en otros modelos, elegir entre los cinco programas: Eco, Comfort, Normal, Sport e Individual, que modifican la dureza de las suspensiones (si disponemos de la suspensión DCC), la respuesta del motor y del cambio, la asistencia de la dirección y el funcionamiento del climatizador (con más o menos potencia).

Conclusión

El Tiguan que hemos probado es un gran coche con el que es fácil llevar una marcha alegre si queremos -los 190 caballos dan para mucho-. Los consumos, tal vez un pelín altos pero en nuestro caso hemos llevado en todo momento una conducción alegre y eso se paga en el consumo. Aun así, con las prestaciones que ofrece no son cifras escandalosas. A cambio es reconfortante tener tanto caballo bajo los pies. Está bien equipado y desde luego es una de las referencias del segmento. No llega a ser Premium pero se queda a un paso y a unos precios contenidos para lo que nos ofrece. Las suspensiones -regulables- son enérgicas pero confortables y el coche se tiene muy bien incluso exigiéndole y los frenos paran el coche con eficacia.

La nueva plataforma le concede mayores medidas
La nueva plataforma le concede mayores medidas

Precios

En estos momentos hay un Tiguan Edition de gasolina de 1.4 litros TSI de 125 caballos con caja de cambios manual desde 23.600 €.

La versión que hemos probado, el Tiguan Sport de 2.0 litros TDI 4Motion de 190 caballos y caja de cambios automática DSG parte de los 42.740 €.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios