Motor - Pruebas

Nissan Navara, también para el campo

Además de servir para el trabajo más duro, el pick-up de Nissan es un todoterreno infatigable

Aunque lleva casi un año en mercado no habíamos tenido la oportunidad de conducir en condiciones extremas el nuevo pick-up de Nissan, el Navara. Y no nos ha defraudado nada. Su comportamiento por todo tipo de terrenos por las tierras marroquíes más abruptas ha sido magnífico.

Parte del mérito de ese estupendo comportamiento del Navara en cualquier terreno proviene, además de un sistema de tracción 4x4, de unas suspensiones traseras de cinco brazos (multilink) que por primera vez se usan en un pick-up. Y todo sin olvidarnos del motor de 2.3 litros diésel dCi de 190 caballos que puede con todo.

En carretera

En la jornada que nos preparó Nissan, iniciábamos el día circulando por carreteras que si bien tenían un buen firme no era el mejor asfalto posible y tanto la insonorización del habitáculo como la actuación de las suspensiones no dejaban entrever que luego por el campo se mantuviese con semejante aplomo. La caja de cambios automática engrana las velocidades sin apenas notarlas y tanto en curvas abiertas como en las más cerradas apenas se balancea, dejando unas muy buenas sensaciones. Además, todo el interior está bien acabado y con buenos materiales que apenas dejan adivinar que estemos ante un coche de trabajo.

Pero el día nos depararía más sorpresas agradables. Tras unos kilómetros por carretera llegó el momento de adentrarse en el desierto e iniciar una jornada campera de verdad por pistas pedregosas e incluso una zona escarpada con final en unas de las dunas más grandes del desierto marroquí.

Allí, como se puede ver en el vídeo, el comportamiento del Navara dejó ver que se han cuidado todos los detalles al máximo y una vez engranada la posición Low 4x4 nada había que nos detuviese. El Navara subía y bajaba por las dunas sin problemas. Tan sólo haciendo uso del acelerador el Navara se mantenía por donde queríamos llevarlo.

Incluso en las dunas más densas el Navara se comporta sin miedo
Incluso en las dunas más densas el Navara se comporta sin miedo

Incluso en una zona rápida del mismísimo Paris Dakar pudimos acelerar con gusto y hasta una velocidad de 140 kilómetros por hora con unas sensaciones de aplomo inmejorables.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios