MERCEDES BENZ CLASE XHerramienta de trabajo y vehículo para el ocio

La primera Pick-Up de Mercedes se presenta como un producto dual, con capacidad todoterreno y prestaciones en carretera

MADRIDActualizado:

El mercado de las denominadas «Pick-Up» está en auge, con ventas similares a las del período precrisis, y con una previsión para este año que ronda las 7.500 unidades. Parte de este éxito se debe, por un lado, al aumento de la oferta de modelos, a las capacidades 4X4 de estos vehículos, que en la práctica los ha convertido en los herederos de los tracicionales «todoterrenos» con reductora, y también a la nueva legislación, que ha eliminado la limitación de 90 km/h de velocidad máxima que hasta ahora estos automóviles tenían en España.

El mercado se anima en «la parte alta» del segmento, en la que Mercedes Benz ha debutado con su versión de un modelo de contrastada eficiencia, como es la Nissan Navara. Al igual que el vehículo japonés, el de Mercedes se fabrica para todo el mundo en Barcelona, aunque en breve se iniciará también su producción en Argentina para el mercado sudamericano. De todas formas el Clase X se ha adaptado para el cliente de Mercedes, con un ancho de vías mayor (siete centímetros), un eje delantero exclusivo, un centro de gravedad más bajo (20 mm), nuevos parámetros de dirección, suspensión delantera con doble brazo oscilante, y suspensión trasdera multibrazo, en lugar de las tradicionales ballestas presentes en la mayor parte de las Pick-Up» del mercado.

También en el interior se nota el «toque mercedes», ya que desde el nivel básico de equipamiento el interior del vehículo da la talla.

Se trata, según los responsables de la marca, de contar con un vehículo dual, con carácter, que permita su uso como vehículo profesional y de ocio, con buenas capacidades todoterreno y con prestaciones en carretera.

Para demostrarlo, la presentación nacional del modelo, en el entorno de Espino de Torote (Madrid) nos ha llevado a recorrer tramos de vía rápida, carreteras secundarias, tramos de tierra, e incluso hacer frente a superficies «off-road» en las que el Clase X ha demostrado sus nuenas aptitudes para el 4X4.

El vehículo ya está llegando a los concesionarios españoles, con una oferta mecánica inicial que comienza con el motor diésel 220 d de 163 CV y el 250 d de 190 CV. Está disponible con tracción trasera y opcional 4X4 (1.565 euros), con cambio manual o automático en opción (1.805 euros). A partir de mediados de 2018 estará disponible como modelo tope de gama un motor diésel V6 de 258 CV de potencia, que asume la cabeza en el segmento de las «pick-up» medianas. La tracción integral acoplable 4MATIC está disponible para los modelos diésel X 220 d 4MATIC y X 250 d, y permite mediante el giro de un mando acoplar y desacoplar la tracción a las ruedas delanteras, en función de las características del suelo. A partir de mediados de 2018, el pickup de Mercedes Benz estará disponible también con tracción integral permanente para el motor de 6 cilindros.

La gama se estructura en tres acabados: Pure, concebida para usuarios que desean un vehículo robusto y funcional; Progressive, que incorpora mayor estilo y más funciones de confort, y Power, que representa la línea de equipamiento de gama alta. en todos los casos se trata de un vehículo de doble cabina con capacidad para cinco pasajeros, y zona de carga abierta. El Clase X puede transportar una carga útil máxima de 1,1 toneladas. Suficiente, por ejemplo, para el transporte de 17 barriles de cerveza de 50 litros en la superficie de carga. La fuerza de tracción asciende a 3,5 toneladas, lo que le permite arrastrar un remolque con tres caballos o un yate de ocho metros.

Para la personalización del pickup se dispone de numerosos equipos opcionales, así como un paquete Style de composición específica para las líneas Progressive y Pover. Estos paquetes añaden a la Clase X equipos como los estribos laterales y la luneta trasera de apertura eléctrica. Mercedes Benz ha encargado además a un equipo propio de diseñadores e ingenieros de desarrollo la creación de una amplia gama de accesorios como una «styling bar», «side bars», cubierta de lona, rígida o enrollable para la caja de carga, o incluso un «hardtop», con el que la pickup asume el aspecto de un SUV. Otros accesorios disponibles son un revestimiento de la base de la caja de carga, un sistema de separación para la superficie de carga, guías de fijación en el piso y una protección técnica de bajos.