El nuevo DS5 posee un frontal muy original, poderoso y elegante
El nuevo DS5 posee un frontal muy original, poderoso y elegante
DS5

DS5, caballero francés

Aunque está en la buena dirección, al DS5 todavía le falta algo de recorrido para ser un auténtico premium

MadridActualizado:

DS, la marca desgajada de Citroën está en el buen camino hacia lo que buscaban al salirse de la órbita de la matriz: un coche de calidad que pueda competir con las berlinas alemanas de toda la vida. Pero aún le falta un poco.

Elegancia francesa

Exteriormente el nuevo DS5 con al nueva parrilla es un coche que llama la atención por un diseño innovador en el que se han combinado muy bien, unas formas entre coupé y berlina familiar. Una carrocería ésta última que tiene mucho éxito entre los modelos premium alemanes. Pero, siendo un buen diseño, tiene un gran inconveniente al que uno se puede acostumbrar o no, pero hay que tenerlo en cuenta.

Sentado al volante, si miramos por el retrovisor no tenemos una visión clara por una pieza que cruza la zona trasera e impide ver bien los coches que dejamos al adelantar «esto no tiene mayor problema» pero si los coches que se nos puedan acercar y que podemos no ver hasta tenerlos justo detrás.

El DS5 tiene un diseño muy original
El DS5 tiene un diseño muy original

Es un guiño al diseño porque viene dado por tener un techo de cristal que se prolonga hacia atrás y dibuja una silueta muy sugerente pero me resulta incómodo no tener una visión perfecta de lo que sucede detrás de mi.

En cuanto al interior, más diseño en unos casos muy acertado y en otros no tanto. La visión hacia delante es muy buena porque entre otras cosas es un coche alto pero las ventanas se abren y cierran desde una consola central dispuesta como si de un avión se tratase y cuesta acostumbrarse. Lo mismo que el head-up display que es un cristal que sale del salpicadero y no resulta tan cómodo como los que utilizan las marcas premium que proyectan sobre el propio cristal delantero la información. Además, su apertura o cierre y la graduación de la altura se realiza desde unos mandos en el techo. Como si no hubiesen sabido donde ponerlo.

El interior del DS5 resulta elegante y muy limpio
El interior del DS5 resulta elegante y muy limpio

A cambio tiene unos asientos bastante cómodos con calefacción y con una piel muy agradable al tacto y a la vista. Además, la información que suministran los relojes es clara y se ve muy bien.

También está muy bien insonorizado y no deja pasar ruidos del exterior ni de rodadura, ni de motor ni aerodinámicos. Las suspensiones filtran bien las imperfecciones del asfalto y la dirección resulta bastante precisa. Tampoco creo que se haya buscado un coche deportivo pero se puede ir rápido con una buena sensación de seguridad.

Detrás caben tres pasajeros bien
Detrás caben tres pasajeros bien

180 caballos diésel

El motor que monta el DS5 es un diésel de 180 caballos BlueHDi con star&stop que mueve con soltura el coche gracias a una caja de cambios bastante bien escalonada y que permite circular con una tranquilidad exquisita o presionando sobre un botón “S” pasar a un modo deportivo donde la respuesta es más rápida. También se puede hacer un uso manual del cambio pero no resulta cómodo porque no tiene levas y debe accionarse con la palanca. Algo sin mucho sentido si se trata de un automático y queremos prescindir de ello.

En frío resulta algo rumoroso con un sonido típico diésel pero como una vez dentro no se oye, no es un problema.

Conclusión

Acercarse al DS5 provoca curiosidad. Tiene un diseño que llama poderosamente la atención. No es una berlina tradicional pero tampoco un familiar al uso pero si tiene un maletero similar por tamaño y formas a los familiares más tradicionales. También es más alto y resulta cómodo para acceder y vigilar nuestro entorno aunque vayamos sentados en la posición más baja de los asientos.

Ni familiar, ni berlina tradicional, el DS5 es muy original
Ni familiar, ni berlina tradicional, el DS5 es muy original

Dentro tiene detalles mejorables pero tiene un tacto casi tan bueno como los mejores premium a la hora de coger el volante y conducir.

Al volante resulta cómodo y el gasto sin preocuparnos de lo que consumimos no pasa de los 8 litros, una buena cifra para el tamaño y peso que tiene. En definitiva, el DS5 es un coche original que cumple perfectamente como coche de representación con algunos pequeños detalles mejorables.

Precio DS5 BlueHDi 180 EAT6 desde 34.650 euros