Motor - Novedades

Todos los detalles del nuevo todocamino de Skoda, el Kodiaq

El inédito SUV checo llega a uno de los segmentos de mayor demanda. Ofrece hasta 7 asientos, un descomunal maletero, tracción delantera o total 4x4, motores diésel y gasolina turbo de hasta 190 CV... En fin, no le falta nada para triunfar. A la venta a comienzos de año

Skoda ya contaba en su gama con modelos de corte SUV: los Yeti y Scout. Pero ahora amplía su ofensiva en este ámbito tan de moda con un vehículo más ambicioso, acorde con los parámetros todocamino clásicos: el nuevo Kodiaq.

Con una longitud de 4,70 metros (la anchura es de 1,88 metros y la altura de de 1,68, con una generosa distancia entre ejes que alcanza 2,69 metros), es decir, 4 cm más que la popular berlina Octavia, se mete de lleno en el terreno de los Nissan X-Trail, Land Rover Discovery Sport y Mitsubishi Outlander, si bien, conforme a la política de la firma checa de automóviles intercalados por precio y dimensiones entre segmentos, también se batirá con los más pequeños Seat Ateca, Honda CR-V, Volkswagen Tiguan, Hyundai Tucson o Renault Kadjar, entre otros. Eso sí, el Kodiaq ofrece un máximo de 7 plazas y el mayor maletero de su clase: hasta 2.065 litros con solo 2 butacas hábiles.

A la venta a principios de 2017 con tarifas aún desconocidas, es espacioso (por lo cúbico de su perímetro exterior), como hemos podido corroborar en una primera toma de contacto estática en Berlin. También elegante, repleto de geométricos contornos afilados y robustos definidos por el equipo que capitanea Jozef Kabañ.

Arroja un interesante coeficiente aerodinámico Cd de 0,33 y ha sido desarrollado sobre la reciente plataforma MQB de Volkswagen (ligera y robusta), que aquí asegura unos ajustados 1.452 kg en la versión de acceso de tracción delantera, o 1.540 kg si opta por la integral 4x4.

La gama, que en todos los casos aporta rueda de repuesto de serie para el mercado español, ofrece 14 colores de carrocería y acabados Active, Ambition y Style.

Bien hecho, mejor presentado

Dentro, hay iluminación indirecta y diferentes tapizados según versiones; monta un tablero que la marca define como tridimensional. Presentación y acabado exhiben un aspecto convincente, con instrumentación grande y de fácil lectura y mandos bien accesibles.

El freno de mano es electromecánico, accionable por botón, mientras que el volante puede ser calefactado y la climatización Climatronic de hasta 3 zonas, con controles separados en las plazas traseras.

Opcionalmente, los asientos delanteros pueden ser calefactados, ventilados y ajustables electrónicamente; los traseros son plegables en secciones 60:40, con 18 cm para el ajuste longitudinal. Como extra, el Kodiaq contempla 2 butacas más a situar en el maletero, para dar cabida a 7 ocupantes en total.

Precisamente, la capacidad de carga oscila entre 720 y 2.065 litros (el coche autoriza meter objetos de 2,90 metros de largo). Su portón es de accionamiento eléctrico y, pagando aparte, puede ser practicable moviendo el pie bajo el paragolpes trasero (hay que llevar encima la llave) o mediante botón interior. En versión de tracción total remolca un tope de 2,5 toneladas con un gancho que puede ser abatible eléctricamente.

Aspectos curiosos son las soluciones Simply Clever a las que marca checa nos tiene acostumbrados, y de las que el Kodiaq no es ajeno. Recibe 30 de este tipo, como la protección de puertas mediante unos ingeniosos y sencillos topes plásticos desplegables que evitan que la parte metálica golpee contra la pared u otro coche, la raqueta de hielo alojada en el interior de la tapa del depósito, el cierre infantil eléctrico de puertas traseras o los reposacabezas de descanso.

Nada en el tintero

El Kodiaq integra lo último en sistemas de seguridad y apoyo a la conducción. Sin ir más lejos, un asistente de remolque que se hace cargo de la dirección yendo marcha atrás, otro que frena el vehículo reculando si detecta obstáculos, Area View con 4 cámaras perimétricas para visualizar desde el puesto de conducción el contorno...

Asimismo, Front Assist con freno de emergencia en ciudad por radar (hasta 34 km/h, puede completarse con protección predictiva de peatones), control de crucero adaptativo ACC, mantenimiento de carril Lane Assist (hasta 65 km/h) y avisos de obstáculos en los ángulos muertos Blind Spot Detect y Traffic Alert (alerta del tráfico perpendicular al maniobrar hacia detrás). Incluso puede contar con Traffic Jam Assist, que mantiene la velocidad y la frenada en atascos.

Otros pasan por el reconocimiento de señales y, sobre todo, por el detector de fatiga del conductor, combinado con asistente de emergencia y capaz de parar el Kodiaq si en un caso extremo detectase incapacidad del conductor.

Motores de hasta 190 CV

Cinco propulsores turbo de inyección directa, 2 diésel TDI y 3 gasolina TSI, conforman la gama de lanzamiento. Con cubicajes de 1,4 a 2 litros y potencias de 125 a 190 CV, superan la normativa de emisiones EU6 y comprenden Start-Stop, recuperación de la energía de frenada (para cargar parcialmente la batería en vez de activar el alternador) y un sistema termodinámico que contribuyen a bajar el gasto.

En diésel hay un TDI 2.0 de 150 CV/340 Nm (5,3 l/100 km de gasto oficial), con 139 g/km de emisiones, junto a una versión de 190 CV/400 Nm (0 a 100 km/h en 8,6 segundos y 210 km/h). En gasolina, la oferta TSI pasa por el 1.4 de 125 CV/200 Nm de 6 l/100 Km (140 g/km); por el 1.4 de 150 CV/250 Nm con sistema ATC de desconexión de cilindros (Active Cylinder Technology), para economizar si no se le exige; y por el 2.0 TSI de 180 CV/320 Nm.

Según propulsores, el cambio es manual de 6 marchas o automático con función secuencial, levas de volante de serie y doble embrague (un prodigio de eficacia, no nos cansaremos de recordarlo). Hablamos del DSG de 6 ó 7 relaciones con función de navegación «a vela» (según la marcha, desacopla motor y transmisión para ahorrar combustible, avanzando por inercia).

Los altos de gama asocian DSG de 7 marchas y tracción total. La última está disponible en la mayoría de variantes y se basa en un embrague multidisco electrónico que, con buen agarre, deriva la mayoría de la fuerza mecánica al eje anteriror.

Llantas de 17 a 19 pulgadas, bloqueo electrónico del diferencial XDS+ (evita patinamientos de alguna rueda en curvas circulando a buen ritmo), selector de modo de conducción (para variar desde la gestión del motor y el cambio DSG a la respuesta de la dirección asistida, el aire acondicionado y otros sistemas entre posiciones Normal, Eco, Sport, Individual y, con tracción total, Snow, para adaptar el funcionamiento de ABS, ASR y ACC)…

Puede contar con DCC, un control dinámico y adaptativo del chasis que regula el trabajo de los amortiguadores (más o menos firmes) según el modo de conducción seleccionado y el estilo que se practique al volante. Y también, claro, hay una posición off-road para circulación todoterreno que apareja asistente para bajar pendientes sin pisar el freno.

Con llamada de emergencia automática

Por último, en el Kodiaq [galería de imágenes accediendo a este enlace] no falta un compendio de infoentretenimiento a la altura de lo previsto, incluso con conexión online.

Incluye información del tráfico en ruta y tiempo real, servicio Google Earth, Google Street View con vista de la calle de destino, precios de carburante, información de aparcamientos, noticias, información meteorológica…

No falta ni la llamada de emergencia en su programa Care Connect y tampoco una app, conocida como Skoda Connect: avisa al smartphone cuando el coche está siendo conducido por alguien no autorizado, demasiado rápido o fuera de una zona específica. También permite planificar rutas desde casa para enviarlas al navegador.

Y por primera vez, la aplicación SmartLink integra la función SmartGate junto a los estándares de Apple Carplay, Android Auto y MirrorLink. Todos los servicios online están disponibles en una aplicación (datos de navegación, música y noticias, datos relevantes del vehículo) a través del sistema de infoentretenimiento del coche.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios