Motor - Novedades

Nuevo Suzuki S-Cross, desde 16.935 euros

El SUV compacto japonés se pone al día en estética, calidad, dinámica, seguridad y, sobre todo, motores de gasolina, ahora turbo de 111 y 140 CV. Ya está a la venta

Nuevo Suzuki S-Cross, desde 16.935 euros

El Suzuki S-Cross, ya en su tercera generación, atraviesa a estas alturas la mitad de su ciclo comercial. Tiempo para recuperar brío para batirse en condiciones en un segmento de "pesos pesados" poblado por los Nissan Qashqai, Mitsubishi ASX e incluso Seat Ateca, por citar solo tres ejemplos.

El hecho es que no solo cambia el dibujo de las llantas (de 16 y 17 pulgadas, con neumáticos más anchos 215/55) y el diseño de los pilotos traseros, sino que modifica por completo el aspecto frontal.

Éste recibe una calandra de barras cromadas verticales más prominente, jalonada por nuevos faros que, desde el segundo nivel de acabado (hay 3, el básico GL, el intermedio GLE y el tope de gama GLX) son de LED. También modifica los paragolpes.

Dentro hay una instrumentación diferente, revestimientos sobre la consola y tapizados más agradables al tacto. En conjunto, la calidad ha ganado enteros, también porque el coche está mejor aislado.

El nuevo S-Cross (4,3o metros de largo, ahora con 18 cm libres al suelo, 1,5 más que antes) recibe un chasis optimizado: mejora el tacto de la dirección, cambia los brazos de la suspensión delantera (ya no hace tope a coche cargado superando baches de calibre) y renueva la dirección servoeléctrica EPS.

Además, cuenta con control de crucero adaptativo ACC integrado en el sistema de radar de ayuda a la frenada (RBS). Pero, sobre todo, renueva oferta mecánica. Y es que al conocido diésel 1.6 de 120 CV añade nuevos e interesantes motores de gasolina Boosterjet, con turbo, de uno y 1,4 litros (aminoran emisiones hasta un 9%). El primero, de 3 cilindros y 111 CV, es común, por ejemplo, al también Suzuki Baleno; el segundo, con 140 CV, llegaba hace poco a la oferta todocamino Vitara.

Según propulsores, el cambio del S-Cross (5 años de garantía)es manual de 5 ó 6 relaciones, con un tacto directo y convincente, por cierto. También puede ser automático de 6 marchas, incluso EDC de doble embrague para el diésel de tracción total, ésta compatible, según terminaciones, con el gasolina más potente y con el diésel.

Por cierto, el equipamiento es bastante completo. Desde el escalón de acceso Bluetooth, volante con mandos, control de retención en pendientes y Auto Start Stop (para ahorrar en semáforos y otras paradas) son estándar.

El intermedio GLE incluye, junto a los citados faros LED con encendido automático y regulador de altura, luces diurnas LED, limpiaparabrisas automático, retrovisor interior día/noche, pantalla táctil a color de 7 pulgadas con conexión para smartphone y cámara de visión trasera, y asientos delanteros calefactables.

Por último, el tope de gama GLX añade a todo lo enumerado desde control predictivo de frenada (RBS) a control de velocidad adaptativo, navegador (opcional en el GLE) y aviso luminoso en caso de frenada de emergencia.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios